“Si pudiera elegir, ya estaría en Racing”

Benfica (Portugal), Baniyas (Emiratos Arabes), Deportivo La Coruña y Rayo Vallecano (España), Universidad de Chile, Asteras Tripolis (Grecia)… Allá por 2013, Luis Fariña abrió sus alas hacia una aventura que lo hizo tocar tierra en cinco países, con más o menos continuidad, con  mejor o peores experiencias de vida, con culturas muy diferentes o no tanto a las de la Argentina. Como parte de una buena camada de chicos del semillero de Racing que fue vendida (Ricardo Centurión, De Paul, Luciano Vietto, Valentín Viola), Luisito dejó la Academia con el deseo de regresar alguna vez como lo hicieron Ricky, Rodri o Titín. En más de una oportunidad presionó para volver, pero de manera estéril. Siente, de todos modos, que es cuestión de tiempo. Que a corto, mediano o largo plazo estará de nuevo en Avellaneda. Porque tiene algo pendiente. Algo que Racng logró un año después de su salida: dar la vuelta olímpica en 2014. “Tengo el sueño de ser campeón con Racing. Ojalá pueda cumplirlo alguna vez”, le dice a Racing de Alma este jugador de 25 años cuyo préstamo con Asteras caducará el 30 de junio próximo, y con contrato vigente en Benfica hasta mitad de 2018.
 
-¿Cómo te va en Grecia?
-Estoy contento en el club. Ahora pasamos por una mala racha (el equipo lleva 10 compromisos al hilo sin triunfos), pero jugué casi todos los partidos. Me perdí algunos por lesión, unos pocos nomás. Estoy jugando de mediapunta, como lo hacía en Racing.
 
-¿Qué características tiene el fútbol griego?
-Se corre mucho. Por ahí no hay tanta calidad técnica como en el fútbol argentino o el español, pero tenes que estar al 100%. Si no estás bien físicamente, no te dejan jugar los rivales. En ese sentido lo veo parecido al fútbol argentino. Es muy físico.
 
Luisito en familia, en Grecia

¿Estás siguiendo a Racing?
-Sí, lo tengo siempre presente a Racing. Trato de mirar todos los partidos porque acá tengo la programación de Argentina. Y los puedo ver a casi todos. Está muy bien el equipo. La llegada de Cocca ilusiona mucho… Hubo un tropiezo contra Belgrano, pero Racing se recuperó rápido con un muy buen jugo ante Godoy Cruz. Hubiera sido muy injusto que perdiera. Hay un plantel de grandísimos jugadores, el equipo juega muy bien al futbol. Está para pelear cualquier competencia.

-¿Se extraña mucho a la Academia desde lejos?
-Sí, siempre se extraña. Estuve cerca de volver muchas veces, pero las cosas no se dieron por una u otra razón. Racing es mi casa, el club que me dio todo y del cual soy hincha.
Si yo pudiera elegir, ya estaría en Racing. Pero obviamente no soy solamente yo el que decide.

-¿Mantenés contacto con los chicos de tu camada en el club?
-Hablo con todos, sí. Con Centu, Rodri De Paul, Bruno Zuculini, Viola… Con Luchito (Vietto) no hablo tanto, pero tengo muy buena relación. Cuando él jugaba en Villarreal y yo en La Coruña, pudimos intercambiar camisetas al final del partido.

-¿Cómo es la vida en Grecia?
-Muy tranquila. Vivo en una ciudad que es chica (Tripoli), lo llevo muy bien con la familia. Además, en el equipo tengo dos compañeros argentinos (Pablo Mazza y Walter Iglesias), nos juntamos seguido a tomar mates. Se hace todo más llevadero.

-¿Creés que debiste estar un tiempo más en Racing para afianzarte más y después sí irte? En Benfica casi no jugaste.
-No sé si arrepentido, pero creo que me hubiera servido mucho estar una temporada mas en Racing para poder irme a europa y tener continuidad. Cuando llegás a un club como Benfica, tenés que adaptarte rápido a lo que te pide el DT. Si no, se te complica como m epasó a mí.

 

Te recomendamos leer las Reglas para los Comentarios de la página. Si tenés alguna consulta o sugerencia sobre las mismas escribinos a webmaster@racingdealma.com.ar y te responderemos a la brevedad. Solo respondemos por correo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *