“Nosotros mismos bordamos el escudo”

Hector Vellón ,DT de Racing de México que juega en una similar Primera D de nuestro país, atiende a RdA para traernos una hermosa historia de amor por lo colores que trasciende cualquier frontera.  A sus 32 años, el nacido en  Avellaneda, cuenta cómo fundó el equipo junto a su padre en la tierra de los mariachis y el esfuerzo que hace cada día por hacer más grande a la Academia en el mundo. Seguí conociendo  a quien se define como “un enfermo de Racing” en esta entrevista exclusiva con Racing de Alma.

La camiseta del DT.

-¿Cómo y cuándo nace Racing Club de México?

-Nace el 25 de Mayo de 2015. La idea fue mía y de mi papá. Mi viejo hace unos años dirigió acá, en México, equipos de Segunda y Tercera División, por lo que ya tenía experiencia en este fútbol.  Nos propusimos crear una escuela de fútbol de Racing y así comenzó esta aventura que hoy se convirtió en una hermosa oportunidad.

-¿Cómo lograron empezar a competir en la Cuarta División del fútbol mexicano?

– Acá todo pasa por lo económico. Luego de ganarnos un nombre gracias a la escuelita de Racing que armamos con juveniles que sacábamos de pruebas o de verlos jugar en la calle, se nos acercó el diputado Enrique Vargas de Vilar y nos compró la franquicia para comenzar a competir en la Cuarta División del Ascenso.

-¿Con qué División de Argentina es comparable el equipo de Racing en México?

– Vale aclarar que en nuestra división solo permiten jugadores en el rango etario de 15 a 20 años. En cuanto a nivel podríamos compararlo con una categoría D en Argentina.

-¿Quién comenzó dirigiendo al equipo?

-Mi viejo, Hector Vellón. Con él comparto, además del mismo nombre y apellido, un profundo amor por Racing. Yo fui su asistente durante el primer semestre y cuando mi papá se volvió a Argentina yo me hice cargo del equipo.

-¿Hace cuánto vivís en México?

-Llegué en 2005. Pasé por las Inferiores de varios clubes en Argentina y me vine acá a probar suerte luego de una invitación que me envió el club Atlante. Jugaba de arquero pero tuve una lesión ligamentaria y se me pasó el tren. A los 22 años se me terminó la guita y estaba en la ruina así que empecé a entrenar chicos de la calle en México. Luego hice el curso de entrenador y empecé a darle una mano a mi viejo. Hoy en día mi vida está acá, mi esposa y mi hija son mexicanas.

-¿Qué genera la camiseta de Racing allá?

– Los colores de Racing son furor acá. Para los mexicanos, somos el tercer equipo en importancia después de River y Boca. De todas maneras, nosotros estamos luchando para, de a poco, instalarlo como el primer grande. El otro día me crucé a un hincha con la camiseta de Racing en un shopping, nos dimos un abrazo y nos quedamos charlando como dos horas. Siempre digo lo mismo, los hinchas de la Academia estamos todos locos.

-¿Cuánta gente los va a ver cuándo juegan de local?

-Jugamos de local en una cancha que le alquilamos a Pachuca, muy cerca del Distrito Federal de México. Todavía no hay un estadio de Racing, ojalá algún día podamos tenerlo.  Suelen ir a vernos unos 30 hinchas de Racing que, obviamente, alientan sin parar.

Los jugadores tienen entre 15 y 20 años.

¿Cómo es tu relación con los jugadores mexicanos?

-Son muy buenos pibes. No cobran un mango por jugar pero saben que esta es una gran vidriera para seguir creciendo. Muchos de los chicos que entrenan con nosotros después se prueban en clubes de la primera mexicana, en Costa Rica y Estados Unidos. Futbolísticamente son muy disciplinados y hemos armado un equipo que sale a atacar en todas las canchas. Los pibes le han tomado mucho cariño a la camiseta de Racing, todo el tiempo les hablo de lo inmensa que es esta institución en Argentina.

-¿Cuál es el vínculo entre la filial de Racing en México y ustedes?

-Podría decirse que somos como hermanos, compartimos la misma pasión. Ellos nos vienen a ver a todos los partidos y además nos juntamos en la filial para ver por televisión los partidos de Racing en Argentina.

-¿Qué sentís por Racing?

-Soy un enfermo de Racing, de nacimiento. De hecho, nací en una fecha muy significativa para el club (25 de marzo). Desde los 4 años comencé a jugar a la pelota en Racing y cuando en Novena me dejaron libre estuve una semana entera llorando. Como hincha, cuando estaba en Argentina, iba con Racing a todos lados. Nunca me voy a olvidar del torneo que ganamos en el 2001, el día que llenamos las dos canchas yo fui al Cilindro con un amigo que era de Independiente, y digo era porque después de ese maravilloso día se hizo hincha de Racing. Ojo, no es el único hincha del Rojo que cambió la roja por la celeste y blanca, conozco algunos más.

-¿Qué apoyo les da la dirigencia de Racing Club de Avellaneda?

-Cuando surgió la idea de fundar Racing y nos compraron la franquicia,  llamé a Argentina y me comuniqué con Alberto Di Sanzo (Paso a Paso Racinguista) para informarle de esta linda locura. Sigo en contacto permanente con él y con Adrián Fernández,  siempre nos abrieron las puertas y nos trataron de maravilla. No hemos formalizado el vínculo pero tengo mucha fe en que, si logramos ascender, podamos concretar el vínculo y darle un marco legal para representar oficialmente al club.

-¿Hay alguna ayuda específica que les gustaría recibir por parte de la dirigencia?

-Nosotros hacemos todo a pulmón, no vivimos gracias a esto. Tengo un restaurant y una escuela de fútbol para poder mantener a mi familia. Sinceramente nos vendría espectacular que nos envíen indumentaria oficial del club para poder vestir a los chicos. Hoy por hoy, jugamos con el escudo que bordamos nosotros mismos en la camiseta.

-Se les escapó la final por meterse en la lucha por el ascenso el domingo pasado, ¿Cómo fue el partido?

-Comenzamos ganando 1-0 ante Dorados, había 150 hinchas de Racing como locos en la tribuna. Lamentablemente, una vez más, los árbitros nos volvieron a perjudicar. Nos  expulsaron un jugador y no nos cobraron un penal.  Nos terminaron dando vuelta el partido 3-1 y perdimos una gran oportunidad.

-¿Cuál es tu máximo sueño?

-El primero es lograr ascender con Racing de México y a largo plazo me encantaría ser el DT de Racing Club de Avellaneda. Después de eso, me puedo morir tranquilo.

El Bocha Vellón no descansa, trabaja de sol a sombra en busca de que el equipo deje nuestra camiseta en lo más alto del fútbol mexicano. Y claro, no hay límites ni fronteras que puedan con tanta pasión.

8 comentarios sobre ““Nosotros mismos bordamos el escudo”

  • el 16 agosto, 2017 a las 12:15
    Permalink

    Muy buena nota hasta en marte estamos aguanté racing

    Respuesta
  • el 16 agosto, 2017 a las 16:54
    Permalink

    Hola! somos de los hicnhas que van a alentar a esta filial de Racing en México, estaría increíble que apoyaran a los chicos con indumentaria oficial, para así poder tener mas sentido de pertenencia y se enamoren más de los colores. Es un gran trabajo que hace bocha con los chicos! ojalá que llegue más apoyo por parte del club! Vamos la Academia!!!!

    Respuesta
  • el 16 agosto, 2017 a las 18:08
    Permalink

    Hola gente de racing es muy bueno lo q hacen en México x los colores q amo me gustaría alludar de alguna forma pero solo soy un triste empleado de seguridad

    Respuesta
  • el 16 agosto, 2017 a las 19:19
    Permalink

    Emanuel vellon junto a su padre hector bellon son entrenadores de alta calidad , tanto fisico como tecnico y no dudo que lleguen al asenso …. Suerte

    Respuesta
  • el 18 agosto, 2017 a las 00:16
    Permalink

    Gracias a Racing del alma por esta hermosa nota vamos a seguir defendiendo los colores de la academia hasta la muerte!.

    Respuesta

Te recomendamos leer las Reglas para los Comentarios de la página. Si tenés alguna consulta o sugerencia sobre las mismas escribinos a webmaster@racingdealma.com.ar y te responderemos a la brevedad. Solo respondemos por correo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *