“Siempre tuve la cabeza bien puesta”

En compañia de la soledad, en ese cuarto de hotel, Andrés Ibargüen jugaba sus propios partidos antes de jugar el primero por los puntos. Tenía rivales de sobra: su difícil adaptación al sistema de juego que predica Diego Cocca, a la fricción del fútbol argentino, al invierno húmedo, la presión sobre su espalda por haber sido la compra más cara en la historia del club (4.000.000 de dólares por el 80% del pase), una reproche de Patiño en una práctica abierta para la prensa (el defensor le gritó que se esforzara más en la marca), las dudas de los hinchas que no lo veían ni en el banco… Había muchas miradas de reojo para este colombiano de 25 años que, de a poco, muy de a poco, empezó a pisar más fuerte. Debutó contra Temperley (entró en el segundo tiempo) e hizo un gol. Y volvió a entrar ante Tigre para convertir el tanto del triunfo que cortó al racha de cinco juegos sin victorias. También empezó a soltarse en las prácticas. A mostrarse menos contenido y más atrevido. Y se ganó el premio mayor, el de la titularidad que estrenará mañana en la Copa Sudamericana (ya había estado de arranque ante Banfield en un equipo alternativo). Siente que lo peor ya pasó.

Será titular contra Libertad.

-¿Qué descargaste en el gol a Tigre?

-Fue una alegría inmensa. De pronto, mostré por qué vine a Racing. Día a día, Dios mediante, las cosas me van a salir mejor. Voy a desarrollar un mejor juego, puedo aportarle mi granito de arena al grupo. Para eso llegué. Fue muy lindo convertir, sabía que iba a llegar mi momento. Y bueno, por eso grité el gol de esa manera porque venía de un momento difícil. Fue un desahogo. Ese gol me dará más credibilidad.

-¿Cuál fue la etapa más complicada que viviste desde que legaste a Racing?

-Que soy un jugador que valió 4.000.000 de dólares, que no estaba jugando, que esto, que lo otro… Siempre hay que trabajar, esperar la oportunidad y saber aprovecharla.

-¿Fue una carga muy pesada todo lo que se habló de lo que pagó el club por vos?

-Estoy tranquilo, yo vine a jugar fútbol. Cuando llegué a Nacional de Medellín (procedente del Deportes Tolima), fui la transferencia más cara de la historia entre clubes de Colombia. También fue difícil. En ese momento pasé a un equipo que venía de ser campeón. Y acá vine a un grande como Racing, con una hinchada que siempre está esperando lo mejor de cada jugador. Hay mucha expectativa. Yo siempre quiero ser titular. El que no quiera, es porque perdió el hambre y debe dejar el fútbol. En mi carrera ya me había tocado primero esperar y después ser importante para el equipo.

-¿Qué pensabas cuando la gente se preguntaba por qué no jugabas y había cada vez más incógnitas sobre vos?

-Fue difícil. Venía de jugar muy seguido en Colombia. Se me hizo un poco larga la espera de estar en mi primer compromiso en Racing. Habían pasado casi tres meses de inactividad. No es fácil volver a coger ritmo de competencia, más sabiendo que este fútbol es un poco más intenso.

-¿Esa intensidad te complica?

-Y… Tenés que ser inteligente, manejar más los tiempos de los partidos, nunca se para… Hay que diagnosticar e interpretar el juego. Día a día me voy sintiendo mejor, los compañeros me darán más el balón, seré más importante para el equipo y podré mostrar las condiciones como lo hice en otros clubes. El gol a Tigre fue un golpe anímico muy bueno. Siento que que van a confiar más en mí, los compañeros y los hinchas.

-Cocca dijo que quiere que te busquen más, que te pasen mucho la pelota. ¿Cómo tomaste esa declaración?

-Me gusta que me la pasen, sentirme importante. El juego de Racing es muy diferente dle que yo estaba acostumbrado a desarrollar en Atlético Nacional: era un equipo de tenencia, donde yo era más extremo por izuqierda, pegado a la banda. Racing hace las transferencias de defensa a ataque más rápida, con un juego diferente. El Profe (Cocca) pide que vayamos de afuera hacia adentro y de adentro hacia afuera. Que apoyemos a los delanteros. Tengo que seguir adaptándome, sumando nuevas habilidades que puedan ayudarme a crecer y explotar más las condiciones que Dios me dio.

-¿Cuando creés que aparecerá el Ibargüen de Nacional?

-Siempre tuve la cabeza bien puesta, motivado para salir de los momentos difíciles. Ahora estoy sumando minutos, es mi manera de empezar a demostrar para qué vine. He tenido otras posibilidades para irme a otro club, pero elegí Racing porque es un grande del fútbol sudamericano y está en alza. Era un lindo reto, acá hay que ganar todos los partidos entregando el máximo.

-¿Te costó adaptarte a otras cuestiones además del fútbol en Argentina?

-Lo más difícil para mí fue el clima. Un poco duro al principio porque vengo de un país tropical, donde casi siempre hay sol y calor. Acá me costaba cuando había ocho o 10 grados. Era difícil empezar el calentamiento y los entrenos. Con el paso de los días el cuerpo se adaptó. Tampoco fue bueno estar alejado de la familia.

-¿Ahora cómo estás?

-Mi familia vive acá. Estamos organizados. Estoy contento de que estén conmigo. Siempre quieren verme adentro del campo, me apoyan al igual que mis amigos. Me guían, me dan el golpe anímico que es muy importante. Fueron a verme a la cancha contra Tigre: mi esposa, ni niña (un año y medio) y mi primo. Se emocionaron con mi gol. Tengo que seguir trabajando para darles alegrías a quienes confiaron en mí. A los que no, demostrarles a qué vine.

-¿Qué le dirías al hincha?

-Cuando llegué, en las primeras entrevistas, dije: quiero enamorar a los hinchas de Racing con buen fútbol. Soy un jugador con buen pie, que puede ayudar a formar sociedades y aprovecharlas. Hay muchos jugadores importantes, hay que coger una identidad de juego. A medida que pasen los partidos se verá a un Racing más eficiente, inteligente, manejando los partidos. Con sólo mirarnos a los ojos sabremos qué movimientos hacer. Hay que ir construyendo el equipo con la competencia. Tuvimos un corto plazo para conocernos. Tenemos que ser pacientes nosotros y los hinchas. Es importante que vengan y nos apoyen. Eso te da más fuerzas.

-¿Qué compañero te habló más?

-A veces se me acercó Lisandro. Cuando me veía impaciente, me aconsejaba que fuera paciente, que ya llegaría mi oportunidad, que es un período de conocimiento y que ya me van a dar más el balón. Me dijo que creían en mí, que no tenía que demostrarle nada a nadie. Me contó que saben que tengo muy buenas condiciones.

-Desde que llegaste a Racing a esta parte, ¿en qué notás una diferencia de tus compañeros hacia vos?

-Si ellos saben que los puedo ayudar en momentos difíciles, van a tener más confianza en mí. Estarán más tranquilos, te aguantarán más, te darán más el balón, habrá más confianza… Es algo normal. Cuando pierdo el balón, cuento con el respaldo para recuperarlo. Y cuando lo tenga, tendré que ser inteligente, lastimar al contrario y no perderlo fácilmente para que el equipo tenga un respiro. Tiene que ser un equipo compacto.

-¿En algún momento dudaste sobre si el fútbol argentino era para vos?

-No, como dije antes, siempre estuve con la cabeza bien puesta y he creído en mí. Cuando llegué acá lo hice para dar un paso importante en mi carrera porque deseaba tomar vuelo nternacional. Argentina y Racing pueden ser un gran trampolín para saltar al fútbol europeo. Primero tengo que pensar en Racing, en hacer goles importantes, en ganar títulos, en hacer ben las cosas… Sé que el momento de irme a Europa va a llegar. Y estoy tranquilo por eso, aunque ahora tengo que dar más, crecer y mostrar esa jerarquía para poder dar ese paso.

-Por lo que se vio en las prácticas, te ganaste la titularidad para este martes…

-No, tranquilo. Esa decisión no me compete a mí. Yo siempre estoy a la orden, en punticas de pie para cuando el Profe lo quiera, ya sea desde el minuto uno, 30 o 90. Siempre hay que estar pendiente y bien preparado para cuando llegue la oportunidad.

Esa chance la tendrá en Asunción. Con el reto de revalidar lo que hizo frente a Tigre.

*Diario Olé

Nicolás Montalá

Nicolás Montalá

Periodista. Cubro Racing desde 1996 para Olé, trabajo en Racing de Alma, Esto es Racing (AM 770) y en @CorazonAkdemico (AM 1010, martes de 22 a 24).

Nicolás Montalá has 502 posts and counting. See all posts by Nicolás Montalá

2 comentarios sobre ““Siempre tuve la cabeza bien puesta”

  • el 23 octubre, 2017 a las 16:41
    Permalink

    Me gusta como jugas, me gusta lo que declaras!!! Todos los racinguistas estamos ilusionados con lo que podés aportar. Dale para adelante!!

    Respuesta
  • el 1 noviembre, 2017 a las 08:01
    Permalink

    ME PARECE MUY BIEN COMO DECLARAS TAMBIEN TU JUEGO ,,PERO OJO IBARGUEN ,TENES MUCHO DOMINIO,CON LA PELOTA SE NOTA QUE SABES ,,,IGUALMENTE FIJATE QUE CON ESO SOLO NO VAS A TRIUNFAR ,,EN LOS ROCES TENES QUE PLANTARTE MAS ,,Y ESTAR MUY ATENTO,,,XQ EN ARGENTINA NO ES FACIL JUGAR SE ENCIMA MUCHO Y RAPIDOOO OJO EN ESA Y OJALA NOS DES MUCHAS ALEGRIAS SUERTE COLOMBIANOOOOOOOOOOOP

    Respuesta

Te recomendamos leer las Reglas para los Comentarios de la página. Si tenés alguna consulta o sugerencia sobre las mismas escribinos a [email protected] y te responderemos a la brevedad. Solo respondemos por correo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *