Rocky Centurión

Fue una guerra, una pelea tremenda. Racing no pudo brillar, no pudo repartir golpes para todos lados y poner en ridículo a su rival como el fin de semana pasado, pero otra vez logró que su adversario besara la lona. Con dos manotazos tremendos y en el momento justo, con Centurión como bandera, la Academia se trajo tres puntos importantísimos de Bahía Blanca.

Ricardo Centurión festejando su gol ante Olimpo
Centurión festeja su gol a seis minutos del final.

Olimpo, apremiado por la pelea por la permanencia, lo jugó como una final. Pegó y repartió de lo lindo (Lautaro fue el más castigado). Con mucho juego brusco no dejó volar a los delanteros de la Academia y casi se queda con un punto. Pero Centurión, pícaro y picante, apareció para darle el triunfo a Racing: gol y asistencia para darlo vuelta y festejar, bailar y hacer delirar a todos los hinchas de la Academia.

Agustín Iuele

Periodista Deportivo. Diario Olé y Racing de Alma.

Agustín Iuele has 742 posts and counting. See all posts by Agustín Iuele

Agustín Iuele