Racing y su costumbre de golear

Racing no discrimina entre partidos oficiales o amistosos, ni entre titulares o suplentes. El equipo se acostumbró tanto a ganar que quiere dejar el gusto dulce bajo ninguna circunstancia. Durante el parate en la Superliga, el Chacho Coudet aprovechó para evaluar a los jugadores que habitualmente no son titulares en un amistoso que le dejó muy buenas sensaciones: con Maximiliano Cuadra como figura, el equipo superó 3-0 a Temperley en el Cilindro y, de este modo, llegó a su quinto partido en el que convirtió más de dos goles en su estadio en lo que va de 2018. Las anteriores veces fueron 4-0 sobre Huracán, 3-1 a Lanús, 4-2 a Cruzeiro (Copa Libertadores) y 5-0 a Patronato.

Después de un primer tiempo parejo, aunque con el gol tempranero de Triverio, la Academia se acomodó en la segunda parte e hizo la diferencia en el juego con buena circulación de pelota, abriendo la cancha, con una mayor posesión y futbolistas que sobresalieron. Dos de ellos fueron Martín Ojeda (metió el tercer gol y reventó el travesaño en uno de sus remates desde afuera) y, principalmente, Cuadra. Maxi estuvo muy activo, desequilibro con movilidad y habilidad. Así, desbordó muy bien por derecha y mandó el centro del gol de Kike. Luego tomó un rebote adentro del área y la mandó adentro en el 2-0 parcial.

Racing y Temperley, en el amistoso jugado en el CIlindro.
Los goles los anotaron Triverio, Cuadra y Ojeda.

Desde que llegó Eduardo Coudet a la dirección técnica, Racing lleva 21 goles en su casa y seis afuera. En el campeonato es el segundo cuadro que más marcó (35), a dos de Boca, el líder con 37.

El Chacho puso a estos 11 de arranque: García; Pillud, Barbieri, Orban, Piovi; Meli; Solari, Zaracho, Ojeda; Cuadra y Triverio. En el segundo tiempo ingresó Rodrigo Schlegel por Miguel Barbieri.

Por otra parte, Renzo Saravia se reintegró a los entrenamientos después de no trabajar el viernes por haber amanecido con un síndrome febril.

También jugó la Reserva

Después llegó el turno de los dirigidos por Juan Fleita. El equipo formó con Gastón Gómez: Marcial, Villalba, Schlegel, Genovese; Gutiérrez, Domínguez, Rotela, Córdoba; Lotti y Ríos. El tanto de la Acadé lo hizo Domínguez.

 

7 comentarios en “Racing y su costumbre de golear”

  1. Avatar

    Es lindo ver a los que no juegan de titulares hacer buenos partidos. Se nota que coudet es muy buen tecnico y milito es muy buen manager. Blanco.milito.coudet. el tridente ganador del gran racing club de avellaneda

Los comentarios están cerrados.