Si Pol le pega de afuera...

Lo que se le pedía a Guillermo Pol Fernández desde que vino a Racing era, en gran parte, lo que hizo hoy. No fue brillante, no fue colosal, no fue mágico. Pero el equipo necesitaba esa cuota de fluidez en el traslado de pelota, la pausa, el control... Y, por supuesto, el buen remate que se le conoce. Una pegada en la que él confía ciegamente y con mucha razón. Un dato lo refleja a la perfección: con el gol de este domingo mañanero, el volante creativo llegó a seis consecutivos a través de remates desde afuera del área, puesto que sus últimos tres tantos en Godoy Cruz habían llegado por esa vía al igual que los dos anteriores con la Academia.

"Soy muy obsesivo conmigo mismo, siempre quiero estar y jugar", arrancó sobre su inicio como suplente tras su flojo desempeño en la derrota ante San Martín de Tucumán. Se le reclamaba que fuera el cerebro de un equipo que no había demostrado ideas en la fecha pasada. Y en este clásico caliente apareció para dejar su marca: frontal al arco, enganchó cortito hacia adentro, se acomodo y sacó un derechazo con la parte externa del empeine. La pelota salió con potencia, le picó antes a Navarro y se l incrustó junto a su palo izquierdo. “Esta vez tuve espacios y no dudé en pegarle. Una pudo entrar”, declaró a la salida del vestuario el futbolista de 27 años que suma su tercer gol en la Superliga (había convertido ante Vélez y Patronato). Y fue un premio a la perseverancia, ya que antes, en el primer tiempo, había intentado un disparo que se fue desviado por muy poco.

Guillermo Fernández.
Pol festeja su gol, el del triunfo de Racing. Foto: gustavo_ortiz_g4

Ingresó a los 23 minutos de juego por las molestias de Augusto Solari (en un isquiotibial de la pierna derecha): “Tuve que entrar por la lesión de un compañero y nunca está bueno, pero estoy muy contento con lo que hicimos”. Mucho tuvo que ver su aporte, dado que cuando el equipo estaba abajo en el marcador fue uno de los que empezó a activar el movimiento de pelota para darlo vuelta. “No sé si San Lorenzo nos perdonó en el primer tiempo, pero en el segundo se vio el Racing que todos queremos”.

Sin dudas, fue uno de los artífices de la remontada y su golazo de afuera de área le permitió a la Academia llevarse los tres puntos que lo alejan en la cima del torneo. “Al fútbol se gana jugando al fútbol y creo que somos justos ganadores”, cerró Guillermo Pol Fernández luego de reconciliarse con los hinchas y con el equipo. Más oportuno que nunca.