¿Cómo le fue a Racing en el debut contra una selección?

Racing marcó tendencia a nivel mundial en la década del 30. Fue la primera institución argentina en enfrentar a una selección. En la siguiente nota histórica de RDA, enterate de todo lo que ocurrió aquella tarde que marcó un antes y un después en nuestro fútbol.

A lo largo del tiempo, la Academia no sólo se ganó el respeto y la atención del país, sino que también lo supo hacer a nivel mundial. Desde visitar tierras sudamericanas o europeas a tener amistosos en su cancha con clubes alemanes o ingleses. De un logro grabado en la memoria de todos los hinchas, como un campeonato del mundo ante Celtic, hasta prestar jugadores a la Selección Argentina que dejaron la bandera bien alta. Sin embargo, hubo uno que dejó una huella grabada en la historia nacional y vamos a viajar en el tiempo para recordarlo.

Estacionamos la nave en julio de 1930, más precisamente en Uruguay. La selección de Rumania fue convocada a participar del primer Mundial de fútbol de la historia. Como casi todos los jugadores del plantel eran trabajadores de una petrolera, no podían ir. Sin embargo, intercedió el rey inglés para que no se perdieran este acontecimiento único. Lo hicieron y tuvieron la dura tarea de enfrentar en el grupo 3 a Perú y Uruguay, el local. El primer partido tuvo un condimento especial. Al elenco peruano le expulsaron a un jugador y se convirtió en el primero en la historia

mundialista.

La llegada de Rumania

Un recorte de la época.

Al quedar eliminado en primera ronda y con días de descanso, el elenco rumano visitó Argentina para jugar una serie de amistosos. El primero fue ante Racing, que no contaba con José Della Torre, Fernando Paternoster y Natalio Perinetti, que estaban jugando la final del Mundial ante los Charrúas. A pesar de que la atención estaba en Montevideo, los académicos lograron un hito: se convirtieron en el primer equipo del fútbol argentino en enfrentarse a un seleccionado nacional. Aunque algunos datos se contraponen. Se cree que el juego se dio el 28 de Julio en Avellaneda y fue victoria de los locales por 1-0, con el gol de Pedro Ochoa.

El árbitro de este mítico amistoso, de procedencia balcánica, actuó dos veces en el Mundial como juez de línea al ser presidente de la Comisión de Árbitros de Rumania. Pero no era su única función que tuvo, sino que además se vistió de técnico junto a Octav Luchide, que era el secretario de la Federación Romana.

Incidencias:
Racing: Argento Arzeni;  Isidro Rodríguez, José M. González; Pedro Pompey, Andrés A.  Stagnaro, Antonio De Mare; Ángel García, Pedro Ochoa, Miguel Baragnano, Vicente  Del Giúdice y Roberto Mellone

Rumania: Samuel  Zauber;  Rudolf Bürger,  Emerich Vogl (cap.); Alfred Eisenbeisser, Corneliu Robe, Ladislau Raffinsky;  Nicolae Kovács, Adalbert  Desu, Rudolf  Wetzer, Ilie Subaseanu y  Stefan Barbu

Árbitro: Constantin Radulescu
Gol: Pedro Ochoa