Matías Piñal: "La joda me alejó de Racing"

Fue en Alcira Gigena, una localidad a 170 kilómetros de Córdoba Capital, donde le dijo adiós a lo que alguna vez fue el amor de su vida. Jugando para Ateneo Vecinos de General Cabrera, en el Federal C, Matías Piñal se dio cuenta en 2014 de que su historia no daba para más. Había llegado a ser arquero suplente de Racing contra Boca y Gimnasia de Jujuy, en la era de Caruso Lombardi de 2009. Estuvo ahí nomás de debutar en el Cilindro, pero su destino tomó otros rumbos. "A ese partido en Córdoba llegué con la peluca volada. La noche anterior me había ido de joda. Me bajé del colectivo y atajé el primer tiempo. La llevaba bien. Íbamos ganando 1-0, pero me sentí un ridículo dentro de la cancha. En el entretiempo le dije al técnico que tenía un tirón en el aductor y no podía seguir. Vi el segundo tiempo en la tribuna, comiendo un choripán. Nunca más entré a una cancha de fútbol", le cuenta, desde Andorra, a Racing de Alma.

Esta es una historia cruda. Una de tantos jugadores que pintaban para estrellas y no logran tocar el firmamento. Tan bien se lo veía a Piñal, que en Inferiores debía alternar la titularidad con Sergio Romero. Es parte de la generación dorada 1987, la misma que comparte con Maxi Moralez, Chiquito, Claudio Yacob, Gabriel Mercado y Matías Sánchez. "La joda me sacó de Racing. Estuve de 2003 a 2010. Y fui feliz, muy feliz. Pero siento que no era mi destino. Hoy soy mejor persona", cuenta el ex arquero antes de ir más a fondo en su historia.

La gran categoría 1987, con Yacob, Mercado, Malano y José Luis Fernández.

-Sos muy sincero en tu relato, ¿qué fue lo que pasó en tu carrera?

-Me fui de Río Cuarto a Buenos Aires con 15 años. Llegué a la pensión y tenía mucho tiempo libre. Empecé a salir, de fiesta de lunes a lunes y la pasé bien. Pero si no tenés control te empieza a pasar factura el cuerpo. Te come otro que tiene menos condiciones que vos porque tiene más energía. Yo sentía que me iba apagando, con alcohol, con tabaco. Te empezás a sentir más pesado.. Y no era el mismo chico que se fue de Córdoba...

-¿A qué te referís?

-A que perdí la humildad. Estaba agrandado, canchero... Yo tenía mi departamento a tres cuadras del Cilindro, mi cuenta bancaria en la tarjeta y atajaba en Reserva. Estaba cómodo y no me quise ir a préstamo a algún equipo de la B Nacional. El tiempo fue pasando... Yo me olvidé que el objetivo era Primera. Me encandilaron las luces, me mareé. Perdí el hambre y me comieron por todos lados...

Claudio Yacob, el mejor amigo que hizo en la Academia.

-¿Eras un tipo complicado?

-Sí, mentía mucho. Y era re canchero. Termine peleado con varios representantes: con Hidalgo, Lavalle. Con Germán... A él lo quiero buscar y perdirle disculpas después de irme a Ecuador... Porque ahí el fútbol me dio una segunda oportunidad....

-¿Cómo fue eso?

-En los primeros años en Racing estaba muy bien, pero bajé el rendimiento y en diciembre de 2009 me dieron la noticia. Me habló por Nextel Pablo Podestá (vicepresidente) y me dijo que me iban a rescindir contrato. Estaba bien... Me pagaban un sueldo y yo no rendía. Yo ya estaba de vuelta para ese entonces, es la realidad. Pero me salió algo de River de Ecuador, que estaba en Segunda. Y estuvo bueno, en 2010 atajé bien. Casi ascendemos y pude hacer una platita. Vivía en Guayaquil, tenía mis dólares y mi casa....

-¿Y qué pasó?

-Ahí terminó mi carrera. Estaba bárbaro, pero me fui de vacaciones y cuando volví no me podía ni mover. Estaba gordo. Pesaba 96 kilos y me limpiaron todo 2011. El último año de contrato no me lo dieron. Me rescindieron. Fue el fin. En 2013 atajé acá, en Andorra. Fue en Principat, pero yo seguía gordo y salidor. Atajaba al 40% en un equipo semi amateur. Ya estaba afuera. En un partido nos comimos siete goles. Me volví a mi casa.

-Te refugiaste con tu familia, necesitabas contención...

-Ahí terminé jugando en el Federal C, previo paso por Estudiantes de Río Cuarto. Vivía con mis viejos, pero seguía de joda, en la movida. No estaba nunca en mi casa. Toqué fondo. Me estaba destruyendo hasta que dije basta. El amor de mi mamá me sanó. Me cuidó. Descansé, me dio su comida y me llevó casi de los pelos a que terminara el colegio en un nocturno. Me hice mejor persona. Le di clases a arqueros y hace un año decidí venir de nuevo a vivir a Andorra, porque soy comunitario. Probé suerte en el arco, pero tengo una rodilla a la miseria. Así que a los 31 años descubrí lo que es trabajar.

Su nueva vida en Andorra

-¿Qué hacés ahora de tu vida, Matías?

-Trabajo todos los días, menos los martes. De 9 a 15 en una empresa de limpieza, descanso una horita y me voy a un barcito. Ahí soy ayudante de cocina. Hacemos pizzas, sanguchitos y hay muy buena onda. Tengo amigos argentinos, estoy muy contento y cómodo. Ellos saben que era jugador de fútbol, pero no le dan bola. Acá vivo muy bien, pude comprarme un autito. Hay seguridad y limpieza. Ahora estamos esperando la temporada de sky, que venga la nieve... No me vuelvo más.

Una vez por semana entrena arqueros en Andorra.

-¿Seguís hablando con tus ex compañeros de Inferiores?

-Yo había creado el grupo de WhatsApp de la categoría 87, pero me fui. Siento que ese mundo del fútbol ya no es para mí. Está muy contaminado y es muy frívolo. Con los chicos tengo la mejor, pero me gusta hablar de otras cosas y no en un grupo. Soy un lobo solitario. Con el único que hablo es con Claudio Yacob. He compartidos algunas Fiestas con su familia. Es una gran persona y estoy orgulloso por su carrera. Por la de todos en realidad.

-¿Le preguntás a la almohada qué hubiera sido de vos de haber llevado una vida más sana y cuidada?

-Hubiera hecho una carrera más larga. Me compré una casita regalando casi todo: fumaba, salía, comía mal y no descansaba. Estaba en cualquiera. No sé si me hubiera alcanzado para un máximo nivel, pero en una liga de Primera como Ecuador tranquilamente. Pero no me arrepiento. Me di cuenta que la vida de futbolista no era para mí.

Otras noticias

Nando Maderna

Periodista. Diario Olé y Racing de Alma.

Nando Maderna has 1022 posts and counting. See all posts by Nando Maderna

Nando Maderna

4 comentarios sobre “Matías Piñal: "La joda me alejó de Racing"

  • Avatar
    el 21 diciembre, 2018 a las 19:39
    Permalink

    Buena nota para que la lean los chicos de las inferiores. Sirve como ejemplo de lo que no deben hacer.
    Y por supuesto , si no les gusta el fútbol, es mejor que se dediquen a otra cosa.

  • Avatar
    el 21 diciembre, 2018 a las 23:09
    Permalink

    Moro de U. S. A

    Que lo pario. un hombre del mejor nivel.......Matías Piñal........que reconoce que
    Es el único culpable de Todo Lo que a hecho mal....a mi entender es ..un triunfador
    Hizo lo que quizo hacer .aunque no era lo debido..pero seguro que a cambiado
    Y de Las. .....buenas costumbres nunca va a estar alejado...que ejemplo para lo que
    Siempre o caso siempre la culpa de hacer cagadas ..es de otros.... le deceo lo mejor que bien se lo merece un abrazo y gracias por esta nota que es constructiva para todos los que tenemos la suerte de leerla un abrazo chau oro de U. S. A

    • Avatar
      el 22 diciembre, 2018 a las 01:45
      Permalink

      Excelente comentario. Gracias Moro de USA. Saludos!

  • Avatar
    el 22 diciembre, 2018 a las 10:15
    Permalink

    Muy buena nota

Comentarios cerrados.

Te recomendamos leer las Reglas para los Comentarios de la página. Si tenés alguna consulta o sugerencia sobre las mismas escribinos a [email protected] y te responderemos a la brevedad. Solo respondemos por correo.