Licha López con RDA: “A River hay que jugarle con otra cabeza”

Se desgarraba por dentro. Se retorcía en la angustia que despierta toda sensación de vacío, pasajera o no tanto. Abatido, con pocas fuerzas, en una suerte de catarsis frente a los periodistas, Lisandro López expresaba el dolor por un revés que había dejado a Racing a la vera del camino de la Libertadores. Era el peor trago que había bebido de una Copa. Porque sentía que el plantel tenía la jerarquía para progresar en la competencia. Veía que se le postergaba una vez más el sueño de ganar un título. Sufría por un margen de gloria que se le achicaba aún más por sus 35 años. Vaya si hubo razones para lamentarse allá por noviembre. Si hasta había puesto en duda su continuidad en la Academia…

A las 8 de la mañana, en musculosa, pantalón corto y ojotas con medias, antes de que arranque la práctica, Licha se sienta en el mismo lugar que aquel mediodía de pesadumbre. Pero lo que va por dentro no es tristeza, sino convencimiento. Entusiasmo, mucho entusiasmo. Habla con la fortaleza de quien supo tomar la enseñanza de una noche fatídica de 0-3 abajo, el 29/8/2018. Desde su experiencia y su liderazgo, el máximo artillero de la Superliga (14 gritos) le adosa un peso natural a cada palabra que pronuncia. A tres días de una nueva visita al Monumental, el capitán de la Academia, mano a mano con Racing de Alma, prefiere hablar más de lo que el equipo no debe volver a repetir que de una revancha. Y recuerda, claro. Para no perder de vista viejas equivocaciones.

 –¿Qué aprendieron de aquel golpe?

-Saber que tenemos que ir con otra intensidad, saber que tenemos que disputar más el partido. Por supuesto que con la idea clara de ir a buscar un buen resultado. Después veremos cómo se dan las cosas en el juego. Habrá que ver cómo lo plantea Chacho, qué es lo que piensa.

-Más allá del juego, Coudet y algunos compañeros tuyos como Sigali hicieron hincapié en la actitud… ¿Qué pensás?

-Sin dudas que tendremos que pelearlo más el partido. Salir con otra actitud, con otra cabeza. Después, también jugarán los detalles.

-¿Lo tomás como una revancha?

-No, lo que ocurrió esa noche ya está, ya pasó. No lo tomó como una revancha porque ahora estamos enfocados a pleno en la Superliga y es en lo único que pensamos. Eso quedó atrás y nos vamos a matar cada fin de semana.

-Se enfrentarán a un gran equipo y que está en plena levantada, ¿qué partido imaginás?

-Un encuentro muy duro, eso seguro. Tienen grandes jugadores, con mucha jerarquía y las cosas claras. Pero hay que pensar en Racing porque nosotros también contamos con un gran plantel. Vamos a ir a la cancha de River a sacar un buen resultado, no tengo dudas.

-Después de la eliminación de la Libertadores con River estabas muy abatido, hasta pusiste en duda tu continuidad en Racing. ¿Qué cambió en tu cabeza de aquel entonces a hoy?

-En primer lugar, me acuerdo que en la conferencia esa había dicho que hacía tres años que estaba acá y que no habíamos conseguido ni siquiera pelear un torneo. Segundo, por supuesto que me imaginaba estar peleando un torneo. ¿Por qué? Porque lo imagino siempre, cada vez que inicio una competición. Imagino eso: pelearlo hasta el final y ganarlo. Tengo esa ambición en la cabeza. Aquella vez dije lo que sentía: que teníamos que enfocarnos en el campeonato, que teníamos que ser protagonistas, que era prácticamente una obligación.

-¿Y ahora sentís que están a un paso?

-Puede darse o no, pero siempre imaginé a un Racing peleando hasta el final. De todas maneras, me parece que, en general, un poco por la prensa y otro tanto por la gente, estamos apurando un poco las cosas…

-¿Por qué lo decís?

-Porque faltan demasiados partidos. Racing está ahí: puntero, peleando. Está sólido, digamos. Pero falta muchísimo todavía. Yo escucho bastante la radio y a veces veo programas deportivos en televisión. “Racing ya es campeón”, “Ya casi es campeón”, “A Racing no se le escapa”, “Pelea con Defensa y Justicia, que no es lo mismo que pelear con un grande”, se dice. A mí me da la sensación de que es un mensaje equivocado. Ojalá que se nos dé, pero falta mucho camino por recorrer. Si nosotros pensamos de esa manera, estamos equivocados.

-¿Esa presión de los medios puede alterar la idea del grupo?

-Nosotros, que estamos acá adentro, debemos tener claro que ni ya con seguridad vamos a ser campeones ni que va a ser una catástrofe si no lo somos. Hay que ir despacito hasta el final, como lo venimos haciendo. Después, que el público diga u opine lo que sienta. Nosotros tenemos que estar aislados de eso, haciendo nuestro trabajo.

-Volviendo a noviembre pasado, también dijiste que a Racing siempre le faltaba algo para pelear seriamente un torneo. ¿Hoy tienen ese “algo”?

-Eso lo vamos a ver al final del campeonato… Hasta acá veo un equipo que juega bien, muchas más veces de las que no lo hace. Si bien el equipo quiere ganar los partidos y tiene determinación para lograrlo, a veces nos cuesta manejar determinados momentos. El tema del convencimiento… Yo creo que en general la tiene el equipo, aunque a veces, tal vez por el contexto o la presión, el equipo se nubla un poco. Y nos nos encontramos. No se da esa fluidez que solemos tener. No voy a puntualizar jugador por jugador. Pero en general, Racing, más allá de los vaivenes de estos últimos partidos…  A ver, cómo lo puedo explicar. No quiero que pongan cualquier cosa, ja. El equipo a veces no encuentra esa soltura para jugar los partidos. Si bien pienso que siempre podemos estar mejor, en este momento del campeonato nos sentimos bien.

-¿Tienen que manejar mejor los ritmos?

-Sí, hay momentos en que tendríamos que manejarlos mejor, con más tenencia de pelota. Sobre todo, cuando nos ponemos en ventaja, como en las últimas dos fechas. El equipo podría defenderse mejor a la hora de la posesión y cuidar el resultado favorable. Son momentos que todavía estamos aprendiendo a manejar. Contra Aldosivi y Huracán no jugamos de la mejor manera, aunque los sacamos adelante con determinación y buenos momentos de algún que otro jugador.

-¿Puede ser que estés viviendo los partidos con más serenidad que antes?

-No, estoy igual. Cada vez peor. Me caliento por alguna jugada en particular, pero pasan cinco segundos y se terminó. Ellos (los compañeros) saben que es así. Me pueden putear a mí en una jugada y sabemos que muere ahí. Cuando yo le digo algo a algún compañero, lo hago con vehemencia o firmeza para que el mensaje llegue. No puedo decir ‘che, mirá que el siete te está comiendo la espalda, tené cuidado’. Yo lo digo con más vehemencia porque creo que de la manera en que se transmite el mensaje también es de la manera en la que llega. Por ahí en esas situaciones parece que estoy puteando a mis compañeros, pero es otra cosa. Sigo calentón de la misma manera, pero la relación con los muchachos es espectacular.

-En los últimos dos partidos metiste un penal en cada uno de ellos, cuando iban 1-1. ¿Fue un desahogo convertirlos en ese contexto?

-En ningún momento sentí esa presión de “uh, lo tengo que meter sí o sí”. Con Aldosivi no venía conforme con el rendimiento, no me encontraba en el partido. Y con Huracán todavía estaba caliente de la jugada anterior, cuando no pude resolver una situación puntual. 


-¿Te sorprende algo de tu juego cuando te observás por televisión?

Lo que me sorprende hoy son los goles que tengo. No esperaba hacer tantos en este momento. Me gusta cuando veo que me tiro atrás y participo del juego, eso me hace sentir útil, participativo. Me permito mirar y disfrutar de los partidos. Lo disfruto cuando sale bien y me enojo un poco cuando sale mal.

-Hablando de goles, tu cantidad en esta Superliga (14 en 16 partidos jugados) es comparable con la etapa en Porto, en 2008 (24 goles en 27 partidos). ¿A qué atribuís este presente?

-Por supuesto que tiene que ver con el equipo. Eso es lo más importante e influyente. También creo que tiene que ver con la posición dentro de la cancha. El año pasado, con Lautaro, que todo lo que tocaba era gol, mi función era más de cubrir los espacios alrededor de él.

-¿Tenías que resignar un poco lo personal para que Lautaro se destacara?

Lo entendía porque era por el bien del equipo. Teníamos un jugador que metía un montón de goles y nos beneficiábamos todos. Estaba todo bien. Hoy en día los goles que hago se los atribuyo a la forma de jugar del equipo. Se generan muchas situaciones de gol. También se lo debo al Churry (Cristaldo), que labura mucho para el equipo y abre espacios para los que llegan desde atrás.

-¿Te gusta más este Lisandro o el de la primera etapa en Racing?

-Es diferente. Son dos momentos muy distintos. En aquel momento era todo nuevo para mí. Lo vivía de otra manera. Podía jugar 10 partidos seguidos que no me cansaba nunca. Era otra cosa. En lo personal me siento mucho mejor ahora. Lo analizo un poco más, pienso un poco más los partidos. Lo vivo de otra manera, más allá de la ansiedad y los nervios que siento ahora. Lo vivo más a pleno que en aquella época. En ese momento venía, entrenaba y jugaba. Cuando entraba sólo quería correr y hacer goles. Ahora pienso mucho más en el equipo, hablo mucho más con mis compañeros. Prefiero este momento.

-¿Sentís que con el tiempo aprendiste a ser líder?

-De a poco uno va aprendiendo. Es en el día a día. Lo más importante es que los compañeros y el grupo te hagan sentir importante. Vos podés estar todo el día gritando, pero si no te dan bola… Acá hay un grupo espectacular. Desde la época de Diego (Milito) y el Chino (Saja), que siempre tratamos de mantener eso como el arma principal. Me siento escuchado y respetado por mis compañeros.

Autores: Nicolás Montalá, Agustín Iuele y Juan Gorrochategui.

Otras noticias

Nicolás Montalá

Periodista. Cubro Racing desde 1996 para Olé, trabajo en Racing de Alma, Esto es Racing (AM 770) y en @CorazonAkdemico (AM 1010, martes de 22 a 24).

Nicolás Montalá has 825 posts and counting. See all posts by Nicolás Montalá

Nicolás Montalá

3 comentarios sobre “Licha López con RDA: “A River hay que jugarle con otra cabeza”

  • Avatar
    el 7 febrero, 2019 a las 09:41
    Permalink

    Licha sos ejemplo para el grupo ,como no te vas a sentir respetado si con solo ver como te matas x el equipo,entrenas, aún más los jóvenes ven a futuro lo que desearían poder ser.
    Que privilegio como hincha poder ver ese sentido de pertenencia que tantos años deseamos tener y desde la llegada de Diego ,junto al chino ahora en vos se ve reflejado.

  • Avatar
    el 7 febrero, 2019 a las 14:37
    Permalink

    “….El tema del convencimiento… Yo creo que en general la tiene el equipo, aunque a veces, tal vez por el contexto o la presión, el equipo se nubla un poco. Y nos nos encontramos. No se da esa fluidez que solemos tener. El equipo a veces no encuentra esa soltura para jugar los partidos….”
    Recontra clave esto, ojala podamos encontrar esa soltura lo mas pronto posible, es lo q nos falto los ultimos 2 partidos y lo q yo creo q nos hace falta para matar a los q vienen atras!! VAMOS RACING CARAJO Q RIBER ES RECONTRA GANABLE!!! Q EL PERIODISMO NO NOS LAVE LA CABEZA CON BOLUDECES!!!

  • Avatar
    el 7 febrero, 2019 a las 21:23
    Permalink

    Que esto lo diga Lisandro, de quien nadie duda que lleva a La Academia en sus venas; debería llamar a la reflexión a los “directores técnicos de metegol”, para quienes Rácing SIEMPRE tiene que jugar al ataque y con 9 delanteros. Sospecho que son los mismos que después del 0 a 3, cuando Rìver nos eliminó de la copa por jugar de esa manera “suicida”; querían echar a todos. Los partidos casi siempre los ganan los equipos que tienen técnicos y jugadores más inteligentes, que saben aplicar la táctica más adecuada según como se plantea el juego de cada partido. El cantito “pongan huevos que ganamos”, a mi modesto entender hay que cambiarlo por: “pongan juego que ganamos”; porque a estos jugadores (salvo alguna excepción) nadie los puede acusar de que “no ponen huevos”, de Lisandro para abajo.

Comentarios cerrados.

Te recomendamos leer las Reglas para los Comentarios de la página. Si tenés alguna consulta o sugerencia sobre las mismas escribinos a [email protected] y te responderemos a la brevedad. Solo respondemos por correo.