Al rey del truco lo destronó un perro en Racing


Las cosas que puede llegar a hacer un hincha para ver a sus ídolos son incontables. Y muchas veces, hasta ilógicas. Esta es una historia muy particular, donde el amor por los colores y el ingenio se fusionaron para cumplir un sueño. Los actores principales son dos amigos inseparables que se entendían a la perfección. Uno de ellos se llamaba Víctor Arrieta, un mendocino suboficial del ejército argentino y adiestrador de perros en sus tiempos libres. El otro, Pol, un perro de raza que dejó atónito a más de uno. 

¿Cuántas veces hemos escuchado la frase “a este perro sólo le falta hablar”? A Pol no le hacía falta... Porque con tan solo una mirada o una palabra de su dueño, entendía perfectamente lo que se le pedía. Y él lo hacía. Una vez, Arrieta fue entrevistado por José Suárez y contó varias particularidades que era capaz de hacer el can. “Cuando nos reuníamos en casa con otros camaradas y nos poníamos a hablar de fútbol, yo le preguntaba: “¿De qué cuadro somos, Pol?” Iba y traía el banderín de Racing, movía la cola y se paraba en dos patas”, narró el adiestrador.

No sólo le enseñó trucos, ir buscar las llaves del auto, la taza donde tomaba la leche por las mañanas o el diario. También aprendió a jugar al truco. Esta gran excusa le sirvió a Víctor para poder compartir un momento con los jugadores académicos. Todo transcurrió el cinco 5 de octubre de 1969, por la quinta fecha del Torneo Nacional. Racing visitaba por primera vez a San Martín de Mendoza y los lugareños hacían lo que fuera por ver a Perfumo, Basile, Chabay, Díaz y al gran técnico, “Tito” Pizzuti.

Pizzuti no quería saber nada...

El entrenador les había ordenado a los empleados del Motel Demo que no dejaran pasar a nadie para que no molestaran a los jugadores. Sin embargo, llegó el conserje comunicándole a Juan José un pedido poco común: “Afuera hay un hombre diciendo que su perro juega al truco y desafía al plantel en una mano”. Pizzuti no quería saber nada y esbozó: “¡Pero déjese de embromar, hombre! ¿Cómo me va a preguntar esa pavada?”.

Foto: @correveidilo

Sin embargo, Perfumo algo escuchó. Le preguntó a su técnico que ocurría y este le contestó: “Nada, acá el hombre me dice que en la recepción hay un tipo que tiene un perro que juega al truco y nos desafía una mano”. Entre risas, el Mariscal aceptó el desafío. “Déjelo pasar, maestro, así nos entretenemos un poco antes del partido. Total, a mí en el truco no me gana nadie”, se jactó Perfumo.

El sueño de ver a los campeones del mundo se hacía realidad. Víctor Arrieta ingresaba con su gran amigo, Pol, a una habitación del motel. Allí lo esperaban Wolff, Basile, Chabay, Cárdenas, Rulli, Martinolli, Pizzuti y Perfumo. En ronda, todos escucharon con atención lo que decía el adiestrador de cómo sería la partida y si aceptaban a jugarla. Accedieron, aunque no iba a terminar bien.

La trama secreta

Arrieta, ni lento ni perezoso, contó al diario Correveidile: “Mientras todos miraban, deliberadamente coloqué en la parte de arriba tres cartas que eran el siete de oro, el cinco de oro y el as de basto O sea, 32 de envido. Las puse sobre una mesa para el corte reglamentario y acomodé esas tres cartas de tal manera que les tocara a Perfumo. Las restantes 37 las coloqué boca abajo para que Pol eligiera sus tres reglamentarias. Cuando lo hice muy disimuladamente, me saqué el guante de una mano y toqué las tres cartas que Pol debía olfatear, y que eran las que debía elegir."

El hombre continuó detallando: "A pesar de tener de mano 32 puntos, Perfumo jugó el 5 de oro. O sea, se fue a la pesca. Yo tomé las tres cartas que me trajo Pol y le dije envido. Él contestó falta envido y yo le respondí: si el animal ladra, le da. Al escuchar la palabra, Pol sabía que tenía que ladrar. Y ladró. Perfumo, eufórico cantó 32, pero Pol sumaba 33, ya que había elegido del suelo el 7 de espada, el 6 de espada y el as de espada, las tres cartas que yo le había marcado sin que nadie se diera cuenta, sacándome un guante”.

Nació una amistad

Y sí, el rey del truco cayó ante un can. Para colmo, el encuentro posterior terminó 1 a 1 con los goles de Machado Da Silva y Perfumo, en contra. Un viaje para el olvido del capitán

Ese rato de ocio forjó una gran amistad entre el plantel y el suboficial del ejército, gracias a su fiel amigo, el can. Gracias a él, Víctor fue invitado a participar de la mesa de Mirtha Legrand para contar esta historia. Luego de 13 años de convivencia, Pol dejó a su amo en 1982, meses antes de que Racing sufriera uno de los momentos más triste de su historia: el descenso. Desde ahí, en el criadero de perros, Víctor pasó a tener una plaqueta homenajeándolo por los años vividos. Porque, con el correr de los años, no encontró a un ser vivo igual a él. Arrieta falleció a los 86 años en el 2012, en Mendoza.

Fotos: @correveidilo

3 comentarios sobre “Al rey del truco lo destronó un perro en Racing

  • Avatar
    el 21 marzo, 2019 a las 11:03
    Permalink

    Excelente anécdota, con imagen y todo. Una joyita del recuerdo

  • Avatar
    el 21 marzo, 2019 a las 11:49
    Permalink

    Muy bueno! El actual Pol al menos jugará bien al truco como aquel?

  • Avatar
    el 21 marzo, 2019 a las 14:31
    Permalink

    En este sitio tienen unas anécdotas alucinantes, fantásticas. Los felicito, de todo corazón.

Comentarios cerrados.

Te recomendamos leer las Reglas para los Comentarios de la página. Si tenés alguna consulta o sugerencia sobre las mismas escribinos a [email protected] y te responderemos a la brevedad. Solo respondemos por correo.