El 8 que siempre falta

Opinión De Alma

Nicolás Montalá

[email protected]

"Meli me puede dar juego", sostuvo Diego Cocca previo al partido ante Quilmes. No hizo falta esperar al desarrollo del encuentro en el estadio Centenario para que las palabras del técnico se contrapusieran con los antecedentes, esto reforzado con lo que ocurrió, precisamente, durante el duelo ante el Cervecero.
El ex volante de Boca, sin rodaje en Sporting Lisboa, no ha dado muestras solventes como volante por afuera en su carrera. De características combativas, fuerte en el despliegue y la recuperación, Meli carece de potencial natural realizar el recorrido por la banda. Posee dinámica, pero no capacidad de traslado y claridad para lastimar de tres cuartos hacia adelante o llegar al fondo. Por ese sector, en cambio, Racing sí puede darle al equipo una mayor agresividad en la contención.
Meli es más volante interno o doble cinco, para quitar y tocar rápido sin desprenderse con pelota, sino más bien sin ella, por sorpresa. Aún en su mejor momento en Colón o Boca, nunca se destacó por los dotes técnicos. En Santa Fe jugaba en una línea de tres en el medio, al lado de Videla.
Este sábado Cocca volverá a ponerlo por la derecha. Meli es doble pivote o mediocampista con poca obligación para romper líneas. Ni una buena actuación por allí lo transformará en un buen ocho. ¿Alternativas? Gastón Díaz, Marcos Acuña con perfil cambiado o el Pulpo González (otro volante central). Esto ratifica que Racing sigue necesitando un refuerzo a gritos como desde hace tantos años. ¿Será en junio?

MÁS NOTICIAS  Una baja confirmada en Racing ante Huracán

1 comentario en “El 8 que siempre falta”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba