Esperar no es refugiarse

Opinión De Alma

Nicolás Montalá

[email protected]

A priori, en el juego de las especulaciones y más allá de que Diego Cocca no quiso confirmar la postura adoptará su equipo, lo trabajado durante la semana permite imaginar a un Racing que hará un planteo cauteloso, de atrás hacia adelante, sin el golpe por golpe como intención y sí con la idea de asestarle impactos certeros a Independiente.

De acuerdo con lo demostrado por Independiente en su cancha, donde aún no ganó en el semestre, en los papeles suena atinado que el técnico piense en esperar en su campo para achicarle espacios a un equipo que necesita de ellos en pos de explotar la velocidad y desequilibrio que pueden aportarle sus jugadores más hábiles, sobre todo lanzados con terreno por delante. Desde el orden y la lucha, Racing aguardará que le aparezcan sectores desocupados del medio hacia adelante y procurará rápidos ataques o contraataques que requerirán de eficacia.

Pero esa supuesta actitud expectante puede propiciar el alto riesgo de muchos sobresaltos si la Academia se para demasiado cerca de Agustín Orion. Deberá medirse en esa estrategia, presionar en el mediocampo y no tan replegado. De lo contrario, que el planteo sea inteligente o muy mezquino quedará supeditado a que se concreten o no las situaciones de gol generadas. Esperar no es lo mismo que refugiarse. 

1 comentario en “Esperar no es refugiarse”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba