Que la cuarta sea la vencida

Racing jugará esta noche, desde las 21.45, contra Rionegro Aguilas Doradas de Colombia por la revancha en los 32vos de final de la Copa Sudamericana. Tras ganar 1 a 0 en la ida con aquel tanto de Brian Mansillla, a principios de marzo, el equipo de Diego Cocca buscará el pase a la próxima ronda del certamen continental. En esta nota de RdA repasamos las anteriores tres participaciones de la Academia en la competencia.

Corría el año 2002 y el Racing comandado por Osvaldo Ardiles era uno de los invitados de honor, junto a Boca, a disputar la edición inaugural. Aquella primera Sudamericana tuvo la particularidad de que no contó con equipos brasileños, en desacuerdo en aquel entonces con el torneo. En la primera ronda, la Academia se topó con el River del chileno Manuel Pellegrini, al que derrotó 1 a 0 con gol de Maximiliano Estévez de penal en la ida, jugando como local en el estadio José Luis Amalfitani. La revancha se jugó tres semanas después en el Monumental, y el 0 a 0 final clasificó a Racing a cuartos de final. En esa instancia llegaría el San Lorenzo de Ruben Darío Insúa, que en el partido de ida jugado en el Nuevo Gasómetro venció por 3 a 1. Aquel encuentro lo había empezado ganando la Acadé con gol de cabeza de Sixto Peralta. Ya en la revancha, disputada en el Cilindro, Racing superó 2 a 0 al Ciclón con tantos de Nicolas Pavlovich y Diego Milito (en San Lorenzo atajaba Sebastián Saja), pero lamentablemente quedaría afuera en la definición desde el punto del penal (algo similar había ocurrido en el Cilindro, cuatro años antes, versus el mismo rival por Copa Mercosur) contra quién sería el campeón de aquella edición.

La segunda participación del elenco de Avellaneda en la Sudamericana fue en 2012, es decir 10 años después. Racing, dirigido por Luis Zubeldía, se había clasificado por la buena campaña realizada un año antes por el equipo que condujo Diego Simeone (Apertura 2011). La aventura no iba a ser muy extensa: la Academia se cruzó con Colón de Santa Fé, que lo derrotaría sorpresivamente en ambos encuentros. En el de ida, el Sabalero ganó 3 a 1, dando vuelta el marcador luego de que Gaby Hauche pusiera en ventaja al equipo. En el desquite en Avellaneda, Javier Cámpora abría la cuenta para un Racing que se desinfló con el correr de los minutos y terminó cayendo 2 a 1 ante su gente.

La última experiencia racinguista en el certamen fue al año siguiente, en 2013, y fue quizá la más nefasta de todas. Conducido aún por Zubeldía, un Racing que había comenzado alicaído el torneo local, se enfrentó en la primera fase al Lanús de los mellizos Barros Schelotto, que terminaría siendo campeón de la Copa. El 2 a 0 granate en el partido de ida, producto de dos goles de Carlos Izquierdoz, fue imposible de dar vuelta en Avellaneda, donde Racing, con mucho entusiasmo y poca contundencia, volvió a caer 2 a 1, con gol de Valentín Viola.

Con el viaje para jugar este jueves contra Rionegro, Racing por fin pudo salir del país en esta competencia, luego de siempre enfrentarse a equipos argentinos. Rompiendo el refrán, esperemos que en este caso la cuarta sea la vencida y la Academia pueda pelear el certamen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba