Bou y Racing, una historia de amor

Se confirmó que Gustavo Bou será uno de los refuerzos que tendrá Racing para la próxima temporada. La Pantera regresa a la Academia tras haber estado un año en Xolos de Tijuana de México y RdA te invita a repasar la carrera completa del entrerriano, con énfasis en su primer paso exitoso por el club. Una historia de amor entre Racing y Bou...

Gustavo Leonardo Bou comenzó su carrera como futbolista en River. El nacido en Nebel, Concordia, arribó a Nuñez con 14 años y cuatro después debutó en la Primera División del conjunto riverplatense con Diego Cholo Simeone como entrenador, en un partido contra Vélez, en el cual ingresó por Mauro Rosales, correspondiente al Clausura 2008. Aquel torneo lo terminó ganando el Millonario. Pocos meses después de su bautismo, Bou convirtió su primer gol oficial contra Newell’s por el Torneo Apertura de aquel año.

Sin demasiada continuidad en el elenco de Nuñez, donde fue compañero del Burrito Ortega y del Muñeco Gallardo, el delantero quedó relegado incluso hasta en la campaña en que River terminó perdiendo la categoría; la Pantera no alcanzó a disputar ningún partido. La temporada que los de Núñez estuvieron en la B Nacional, Bou ingresó en algunos encuentros con Almeyda como DT, pero nunca se afianzó. Olimpo fue el primer equipo donde el entrerriano sintió confianza. Llegó a Bahía Blanca para jugar la temporada 2012-2013 y se transformó en una de las figuras principales de aquel elenco que terminó consiguiendo el ascenso a Primera, con 35 partidos oficiales y 8 goles.

Gustavo Bou recibió un llamado de Racing.

Ese gran paso por el conjunto aurinegro llamó la atención de la Liga de Quito de Ecuador, que contrató a Bou para tenerlo en sus filas en la segunda mitad del año 2013. Su rendimiento en Ecuador fue aceptable, con 20 encuentros disputados y cuatro goles. A comienzos de 2014 pasó a ser jugador de Gimnasia y Esgrima de La Plata, club en el que no pudo encontrar su mejor versión, con un solo gol en 13 partidos.

Luego de su fugaz estadía en el Lobo, e inmerso en el ostracismo, Bou desembarcó en la Academia. Ya había terminado el Mundial de Brasil y Diego Cocca estaba finiquitando las contrataciones para darle forma a su nuevo equipo. El joven entrenador se inclinó por el entrerriano porque siempre le había visto importantes cualidades, que aún no habían sido explotadas al máximo en la Primera División del fútbol argentino. Y así fue...

MÁS NOTICIAS  La postura de Racing ante el delantero que pidió Gago

Sobre la vida de Bou en Avellaneda hay que decir que debutó un día de entresemana, con mucho frío, en el juego ante Arsenal en el Cilindro, por la cuarta fecha del Torneo Transición 2014. Su ingreso fue clave: tras una maniobra personal de La Pantera, un adversario tocó el balón con la mano y de ese penal derivó el único tanto del partido, desde los pies del capitán Milito. Luego le tocó ingresar en un clásico caliente frente a Independiente en reemplazo de un lesionado Diego Milito, con el partido 1-2, y en un partido que Racing se vio claramente perjudicado por el arbitraje. La Pantera no desentonó y fue el atributo más importante para tratar de alcanzar un empate que no se pudo lograr. Ocho días después, exactamente un lunes frente a Newell’s en condición de local, luego de no tener acción en la eliminación de su equipo frente al Bicho por la Copa Argentina, a Bou se le abrió el arco y desde ahí no paró de convertir de la mano de un equipo que pudo enderezar el rumbo con el correr de los partidos.

En aquel certamen inolvidable en el que Racing terminaría coronándose campeón, Bou se anotó con 10 conquistas. Al ya mencionado gol a la Lepra hay que sumarle el doblete en la Bombonera para revertir en menos de un tiempo un partido casi imposible, otros dos goles para derrotar a Belgrano en Córdoba, igual cantidad para bailar al Pincha en La Plata, un tanto contra Vélez para liquidar el pleito, uno contra Banfield para conseguir la victoria y un tiro libre fulminante contra Quilmes que terminó siendo vital para el sprint final que le daría el título al conjunto de Cocca. En aquel torneo formó una dupla de ataque formidable junto al capitán Milito, con quien se entendió de maravillas.

MÁS NOTICIAS  El Racing de Gago y una sorprendente virtud
Bou y Racing
Bou y Centu, una amistad que volverá a verse en el campo.

En 2015, el hambre y el olfato de gol de Bou trascendieron el plano nacional, ya que en la Copa Libertadores 2015 se despachó con ocho conquistas, siendo el goleador del certamen, más allá de que Racing se haya ido de la competencia en la instancia de cuartos de final. En el torneo local tampoco mermó su producción y volvió a ser el máximo artillero de su equipo. Volvió a convertirle a Boca en un choque trascendental para evitar que el conjunto Xeneize diera la vuelta en el Estadio Presidente Perón. La Pantera también fue importante para que Racing alcanzara semifinales de Copa Argentina, con un gol de penal sobre la hora en el duelo ante San Lorenzo.

Si algo le faltaba al delantero amante de la pesca para terminar de convertirse en ídolo, eso era meterle un gol oficial al eterno rival. El mismo llegó en uno de los clásicos más recordados. Bou abrió la cuenta en la ida de la final de la Pre-Liguilla Libertadores que daba la clasificación para la Copa, y silenció a todo un estadio con una maniobra de antología y una exquisita definición ante la salida del Ruso Rodríguez. Ese partido finalizó 2 a 0 para la Academia y fue clave para que Racing consiguiera el objetivo de vencer a Independiente en la serie y jugar la Libertadores.

El arranque de 2016 fue algo turbulento para el de Concordia. Una jugosa oferta del fútbol chino hizo tambalear su permanencia en Avellaneda. Algunos dimes y diretes con Víctor Blanco pusieron en duda la presencia de Bou en la pretemporada en Mar del Plata, pero finalmente pudieron llegar a un acuerdo y la Pantera se reincorporó al plantel que comenzaba a dirigir Sava. Actuaciones estelares suyas, con goles incluidos, ante Puebla en el repechaje pusieron a Racing en la fase de grupos de la Copa. Sin embargo, aquel primer semestre no sería el mejor para Gustavo, ya que lo acecharon algunas lesiones que lo marginaron de partidos importantes, de un Racing que terminaría quedando relegado prontamente del torneo local y de la Libertadores en instancias de octavos de final ante Atlético Mineiro.

MÁS NOTICIAS  Gago habló de Centurión con la dirigencia de Racing

La segunda mitad del 2016 lo encontró a Bou formando una temible dupla de ataque con Licha López en el Racing conducido por Ricardo Zielinski, que alcanzó su pico máximo de rendimiento en la goleada 3 a 0 sobre Independiente en el Cilindro, con un doblete de Lisandro y el restante gol de La Pantera.

Con el retorno de Cocca a Racing a comienzos de 2017, Bou volvió a estar bajo las órdenes de uno de sus entrenadores predilectos y tuvo actuaciones destacadas, pese a no jugar los últimos partidos por lesión y por haberse concretado su venta al fútbol mexicano. Contribuyó a  que la Academia clasificara de manera épica a jugar la vigente Copa Libertadores.

Su reciente paso por los Xolos de Tijuana fue bueno. Durante sus primeros seis meses en México Bou fue dirigido por el Chacho Coudet, con quien marcó seis tantos en el equipo, cinco de ellos para lograr victorias. A principios de este año volvió a ser dirigido por Cocca, que asumió en Tijuana. Tras un fuerte golpe que sufrió en los primeros partidos de 2018, La Pantera se perdió algunos encuentros pero volvió en gran forma y fue importante para que Xolos llegara a las semifinales del Torneo Mexicano.

Regresar al club en donde más feliz fue la posibilidad de poder pelear la Copa Libertadores en el segundo semestre. Reencontrarse con Centurión y Lisandro dentro y fuera del campo de juego fueron motivos de sobra para que Bou revelara sus deseos de volver y para que la Comisión Directiva, conjuntamente con la Secretaría Técnica, hicieran el esfuerzo para repatriarlo al menos por un tiempo.

Una vuelta que genera felicidad, ilusión y expectativa en toda la gente de Racing que deposita gran parte del sueño de ganar la Copa en el ídolo de Nebel. La Pantera ya anotó 45 goles oficiales en 100 partidos en su primer ciclo en el club, y promete seguir rugiendo en la Acadé.

5 comentarios en “Bou y Racing, una historia de amor”

  1. bizarri no tiene nivel para ser arquero campeón!!! es un arquero mas que normal, Traigan jerarquía, un arquero de nivel de selección metan la plata de lautaro en eso, el arquero GANA TITULOS, como los goleadores!!! sinó preguntale a barovero, o mejor LLAMEN A BAROVERO!!!!
    En vos confiamos diego milito!!!!

    1. BIZARRI NO TIENE NIVEL PARA ARQUERO CAMPEON?SE FUE A EUROPA(LO COMPRARON...)CON 20 AÑOS Y HACE 20 AÑOS Q ESTA ALLA.NUNCA VOLVIO COMO MUCHOS "CRAKS" Q DURAN 6 MESES Y LOS "MANDAN"....VOS CREES Q SON ESTUPIDOS LOS ESPAÑOLES O LOS TANOS Q LO SIGUIERON CONTRATANDO?Y NO ATAJO EN LIGAS DE CUARTA COMO GRECIA O CHINA EH?...NO JUZGUEMOS Y HABLEMOS SIN SABER.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba