De vereda a vereda

La Academia recibirá desde las 21.30 al rival de toda la vida en el Cilindro de Avellaneda por la 10ma fecha de la Superliga. En esta nota de RdA repasamos jugadores que hayan vestido ambas casacas para ir entrando en calor..

Hilario Navarro, actual arquero de Boca Unidos de Corrientes, arribó a la Academia allá por el 2007 bajo la dirección técnica de Gustavo Costas. Proveniente del futbol paraguayo, el misionero tuvo un paso de mayor a menor bajo los tres palos académicos y se marchó tras tener una lesión que le impidió atajar los partidos decisivos del año 2008. Los racinguistas no guardan el mejor recuerdo de él, ya que tres años después se convirtió en el golero de los vecinos.

Por la banda derecha ubicamos a Martin “Pelotin” Vitali, el lateral derecho surgido en Ferrocarril Oeste. El Pelado tuvo un par de años aceptables en la defensa del Rojo, pero sin lugar a dudas alcanzó su pico de rendimiento al arribar a la Academia a mediados del 2001 para consagrarse campeón seis meses después. El centro a Gabriel Loeschbor en el agónico empate tras mala salida de Rocha quedará inmortalizado en la memoria de todos los académicos. “Mire mire que locura, mire mire que emoción, Vitali  se fue del Rojo, vino a la Academia para ser campeón…” aún sigue resonando cada vez que el Pelado asoma por el Cilindro.

Vittor es otro que jugó en los dos equipos.

En la zaga central encontramos a Sergio Vittor, primer zaguero central del actual conjunto de Diego Cocca. El Chino, quién paso por infinidad de clubes del medio local, debutó profesionalmente en la primera de Independiente, donde solía jugar como mediocampista central. A Racing llegó a principios del 2016 de la mano de Facundo Sava.

Damian Ledesma, volante devenido como zaguero en la actualidad, también paso por ambas instituciones. Estuvo un par de temporadas en C.A.I y arribó a Racing a mediados del 2009 a pedido de Ricardo Caruso Lombardi. El dato más interesante fue que convirtió el gol del descuento en la derrota contra el rival de toda la vida en el Apertura 2009 (1-2).

Para completar los cuatro del fondo, mencionaremos  a Nestor Clausen, campeón del mundo en México 1986.  Estuvo en la época dorada con los vecinos y vino a Racing prácticamente en el final de su carrera, donde no anduvo para nada bien.

En el mediocampo lo tenemos a Hugo Périco Perez. El volante central, de fortísima pegada, fue importante en la Academia a fines de los 80’. Sin embargo y pese a que actualmente brilla en el Futbol Senior de Racing Club, al público le quedó el sinsabor de que Perico haya jugado luego en el Rojo, y lo peor de todo, que le haya ido tan bien.

Uno que anduvo sin pena ni gloria por ambos clubes fue Cristian Pellerano. El desgarbado volante central, que venía de pasos fructíferos por Atlanta y Nueva Chicago, nunca sintonizó frecuencia en la Acadé, donde arribó a principios de 2007, en el segundo ciclo de Mostaza Merlo. Años después cruzó el charco para jugar en el Rojo, donde tampoco pudo mostrar demasiado.

Al que todos los  racinguistas siguen adorando es al querido Angel Matute Morales. El enganche criterioso surgió del Rojo, donde en sus comienzos apenas dio destellos de su potencial. Tras una experiencia en el fútbol europeo, fue tentado por Angel Cappa a mediados de 1998 y no dudó en ponerse la celeste y blanca. Tuvo un torneo interesantísimo en aquel torneo, que un Racing repleto de jugadores de buen pie, terminó tercero detrás de Boca y Gimnasia. Inolvidable será aquel golazo suyo en la victoria (en dos tandas por el apagón) de la Academia en la Doble Visera en el Apertura de aquel año.

En la delantera ubicamos a Walter Parodi, Esteban Bichi Fuertes y Martín Vilallonga. El primero, confeso hincha de Racing, jugó en Racing a fines de los 80’ y recaló años después en el Rojo. El Bichi, ícono sabalero, surgió de las inferiores del Rojo, anduvo muy bien en Platense y pasó a la Academia donde alternó buenas y malas, destacándose por haber integrado el equipo que dirigía el Coco Basile que llegó a semifinales de Copa Libertadores en 1997. Justamente en aquel plantel también estaba Vilallonga, aquél delantero morrudo que se inició en la vereda de enfrente y llegó a Racing a mediados de 1996 para convertir no más de una decena de goles.

En el banco de los suplentes podríamos mencionar a varios entrenadores que pasaron por los dos equipos de Avellaneda, pero nos quedamos con Miguel Brindisi, uno de los más recientes,  quién tuvo un buen paso por la Academia en 1995, dejando al equipo en la segunda ubicación, tras la salida de Pedro Marchetta. En Independiente fue campeón de Torneo y Supercopa en 1994  en su primera etapa y luego terminó siendo el DT, con el que nuestros vecinos bajaron de categoría en 2013.

Pasando en limpio la formación, iríamos con Hilario Navarro; Martín Vitali, Sergio Vittor; Damián Ledesma, Nestor Clausen; C.Pellerano, H. Perico Pérez, Angel Morales; Walter Parodi, Esteban Fuertes y Martin Vilallonga. DT: Miguel Angel Brindisi. En el banco de suplentes quedarían Bernardo Leyenda; Jose Tiburcio Serrizuela, Nicolás Cabrera, Marcelo Saralegui y Sebastián Penco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba