La broma a Lugüercio y el inodoro de Caruso en Racing

No todos los buenos recuerdos están relacionados con los últimos campeonatos que ganó el equipo y el orden institucional que logró Víctor Blanco. Años antes hubo grupos que también dejaron la piel y lograron dar una mano grande cuando el promedio apremiaba y la Academia se jugaba la permanencia en Primera División. Uno de aquellos estandartes era Franco Sosa, bastión del equipo de Ricardo Caruso Lombardi. El lunes se cumplieron 12 años del gol que el tucumano le hizo sobre la hora a Independiente. Fue un 1-1 gritado con el alma, porque Racing estaba golpeado y llegó a un mínimo alivio. "Todavía no sé cómo le pegué. La peinó Sánchez Sotelo, la agarré como venía y no lo grité porque pensé que estaba adelantado. Salí tarde a gritarlo", recordó el defensor, ya retirado, en un mano a mano con Racing de Alma TV, que sale los martes y jueves, de 19 a 20, por el Facebook de Racing de Alma. Y habló de todo. Franco Sosa: la broma a Lugüercio y el inodoro de Caruso en Racing.

MÁS NOTICIAS  Mena deja Racing ya que fue convocado por Chile

En 2009, ya con el Tano como DT, la Acadé terminó haciendo un campañón para evitar el descenso. Más allá de Sosa, los pibes del club y jugadores como Chatruc , había otros líderes como Migliore y Lugüercio. El ex Gimnasia de Jujuy era uno de los encargados de las bromas pesadas del plantel y contó una que le hizo al Payaso. "Le puse papas crudas en la ensalada de frutas. Parecían manzanas.... El Payaso era un tipo muy tranquilo, gran persona, pero se enojó", contó Franco. Y agregó: "Cada vez que había una broma sabían que era yo. También cortaba medias, cordones... Ponía sal en los jugos".

Franco Sosa y los sorteos de Caruso en Racing

Pueden parecer detalles, pero en estas mínimas acciones el plantel generó un microclima que le permitió abstraerse del momento complicado que vivía la institución. Caruso Lombardi también aportó. Y mucho. "Nos cambió el clima con eso de los sorteos... Entrenábamos todos los días a full. Los equipos ganadores siempre participaban de los sorteos que hacía. Martínez Gullota siempre se enojaba porque no ganaba nada y los mejores premios se los ganaban los que tenían más plata, como Chatruc y Campagnuolo", reconoció. ¿Lo más raro que sorteó? "Un inodoro. No lo podíamos creer... ¿Para qué queríamos un inodoro".

5 comentarios en “La broma a Lugüercio y el inodoro de Caruso en Racing”

  1. Hace un par de días, pasaron por deportv, un partido del 2009, en el Amalfitani, de Velez (que venía de ser campeón) y Racing. Perdimos 4 a 2. Dios mio!!! Ahora que estamos en la buena, casi ni lo recordaba, pero ir a la cancha a ver a esos matungos con nuestra camiseta, implicaba un sentimiento, un amor por nuestra AKD, que sin dudas, nos hizo distintos. En el arco, De Olivera,,,,, mamá!!!! Sin palabras (y sin manos), había un tal Rasano, ni lo recordaba, que para mi, creía que la pelota era cuadrada. Wagner, o algo así, que había venido de Olimpo, y al que nunca le preguntamos si era músico, porque futbolista juraría que no era. Lucero,,,, Lucero!!!! Creo que a ese hasta le habíamos comprado el pase. La palabra horrible no alcanza para definirlo. El gordo Ramirez, jugaba de 9 y yo no le recuerdo un gol, ni siquiera en contra. Por otro lado, toda la calidad y la irresponsabilidad de Yacob. Capaz de poner prestancia, quite, pases gol, y de repente, ponerse a pisarla entre tres rivales, perderla y que la pelota termine en el cuarto gol de Velez. Los huevos y la personalidad de Mercado, la voluntad y el corazón del Payasito Luguercio, y la entrada en el 2do. tiempo de Fariña, despuntando su calidad y sobre todo, el Mágico Grassini, el único que por esa época me despertaba una sonrisa y me daba una esperanza. Párrafo aparte para Maxi Moralez. Se notaba que jugaba a media máquina. Hizo lo indispensable para cumplir, nada más. No festejó ninguno de los cuatro goles de Velez, de los cuales fue decisivo en dos al menos. Un mano a mano la mando un metro arriba del travesaño. Y, así y todo, fue la figura de la cancha. De haberle puesto pila, nos hacían 6 como mínimo. En fin,,,, lo vi de puro masoquista, y para disfrutar más aun de nuestro presente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba