Las duplas inéditas en Racing

Qué noche Teté. Qué dificultoso se presta el panorama cuando hay que jugar después de un fin de semana como el que pasó. Claro, ante tanta perfección, existió minuciosidad para comparar todo aquello con lo vivido este miércoles. La de esa nochefue una velada de duplas. Sólo de atisbos, con unos pocos movimientos en la semana, pero pruebas al fin.

Coudet decidió que así fuera. Días antes, alegó que se debía a una continuidad de "desgaste físico y mental muy grande". Las novedades de este cruce ante Corinthians, además de la evidencia del resultado, fueron dos binomios a los que el entrenador de la Academia apostó. Uno en la defensa y el otro en el ataque. La combinación Nery Domínguez - Rodrigo Schlegel partió más como de una necesidad de tener ciertos cuidados.

Ante la baja de Leonardo Sigali, tras de sufrir un traumatismo encefalocraneano y cervical, y la lenta recuperación de Lucas Orban de su esguince de rodilla derecha, al DT de Racing no le quedó más remedio que plantar a Nery y el Polaco juntos. Y por otra parte, el compartimiento en la ofensiva del dúo Jonatan Cristaldo - Andrés Ríos tuvo que ver con el descanso de los delanteros titulares que vienen acumulando minutos. Coudet pensó en Estudiantes. Y en las cinco finales de la Superliga.

Esa zaga inestable

La noche arrancó bien, pero de a poco ese acople primario se fue desvaneciendo. De entrada se marcó el habitual esquema cuando el conjunto de Coudet atacaba. Julián López se replegaba y defendía casi como líbero, al lado de Domínguez y Schlegel. Similar a lo que ocurre con Díaz, Sigali y Donatti. Con el correr de los minutos se vio una dupla muy hablada.

La palabra de Nery era cada vez más frecuente para con su compañero de cueva. Arias también hacía lo propio con el juvenil de la Academia, aprovechando cada ataque para llevarlo a cabo. Desde los 30 minutos se empezaron a notar los primeros inconvenientes para la defensa de Racing e inmediatamente llegó a amonestación a Schlegel tras un empujón innecesario. Pero la dupla central no pasó mayores sustos, salvo un tiro libre en el final del primer tiempo que tapó Superman Arias.

Ya en la segunda mitad la simbiosis no era la del comienzo. Schlegel comenzó a cometer errores tácticos y técnicos. Algunos desórdenes empezaron a manifestarse y si bien no se sufrió en demasía, se lo pudo ver más afirmado en el puesto a Domínguez (no juega habitualmente allí) que al joven defensor del equipo del Chacho. A los cinco de la parte final, desinteligencias tanto de los centrales como de Pillud, que despejó mal, posibilitaron el empate de Corinthians en los pies de Vagner Love. Y dio lugar a los penales, aquellos en los que sabemos cómo le fue a Nery.

Blanco y negro arriba

La velada para los delanteros tuvo un sabor algo distinto. No por su funcionamiento como dupla, sino por algunos destellos individuales que permitieron entre otras cosas, marcar el único tanto del partido. Rozando los diez minutos, la primera jugada encontró a los dos artilleros de la Academia. Gran desborde por la derecha de un dinámico Cristaldo y asistencia al ras para un Ríos que no llegó a tocarla.

Durante los minutos que corrieron las posiciones fueron claras: Churry movedizo, aplicado a las bandas y consecuentes desbordes. Un Ríos de referencia, más estático y pensante para recibir la pelota. Alguna fuerte patada de Henrique y alguna charla amigable con abrazo incluido de Fagner a Cristaldo, hicieron más pasables los últimos 15 minutos de la primera mitad que no tuvieron demasiado.

La falta de propuesta del rival y un tácito control del partido hizo que el ataque mermara. Pero a falta de tres para el final del primer tiempo, un centro exquisito de Neri Cardozo avivó al nueve de la Academia: elevación entre Manoel y Fagner para el posterior testazo. Uno a cero y entretiempo.

Ya la segunda mitad no tuvo las apariciones de los primeros 45 minutos. El binomio ofensivo, ya un poco perdido, se transformó en dos fichas que se movían al mismo tiempo. Cristaldo perdió esa movilidad y velocidad del inicio para volverse una referencia más. Pasiva, mustia y con ilusoria elasticidad. Y como para cerrar una noche de grises, al menos confusos, el Churry erró el tercer penal en la definición que le dio la clasificación al equipo brasileño.d

1 comentario en “Las duplas inéditas en Racing”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro − 2 =

Ir arriba