"Le di todo a Racing, me quedé vacío"

Fue similar al caso de Sebastián Saja, cuando salió a la cancha con un secreto guardado para no opacar la despedida de Diego Milito. Luciano Aued no evitó eclipsar a nadie, pero los hinchas tampoco sabían que él sabía que contra el DIM jugaría su último partido en Racing. Luego de ese triunfo, todos se enteraron de que el adiós de Luli había llegado. Un adiós que le hizo derramar lágrimas en la más absoluta intimidadc. Porque estaba a horas de ponerle el cierre a una etapa de seis años con adversidades, con un título, con cuatro copas disputadas, con la condición de referente, con el amor de los hinchas. Se fue, un día se fue. La Católica será su nuevo equipo. Pero antes de irse, le contó sus sensaciones a Olé. Y en RdA reproducimos esta rica nota.                                                          

 -¿Cómo fue jugar tu último partido sin que la gente lo supiera de antemano?
-La oferta había llegado hacía unos días y se la estaba analizando. Con Víctor (Blanco) habíamos quedado en tratar de no desenfocarnos del partido. Yo le había pedido  a mi representante que no me llenara de cosas porque nos jugábamos algo muy importante, como la ida por la Sudamericana. Tampoco quería que el grupo se desconcentrara. Por eso decidimos mantenerlo en secreto hasta después del partido.                                            

-Fue algo parecido a lo que pasó con Saja...
-Sí, aunque lógicamente que la única similitud fue esa, que no sabían que me iba... Estoy muy lejos de lo que fue él como jugador y persona. Dejó un gran recuerdo en el club.                        

-¿Cómo fue el regreso al vestuario después del partido?
-Fue todo muy especial. El día anterior, justo no me tocó concentrar con Ezequiel (Videla) porque no lo convocaron. Fue  mi compañero de habitación a lo largo de este año. Lo tuve que digerir sin los más cercanos a mí en el plantel. Mientras tomaba unos mates, se me cayeron algunas lágrimas en soledad porque sabía que podría ser mi último partido y me puse a recordar todos los momentos lindos vividos en el club. Fue el momento más duro. Después, en el vestuario, me aguanté para no quebrarme. Una vez que terminó el partido me aflojé bastante. Utileros, cuerpo médico, kinesiólogo y compañeros se sintieron sorprendidos por la noticia.

-¿Alguien intentó convencerte de que siguieras?
-El que me sorprendió un poco fue Licha: cuando le dije en el vestuario que me iba, se puso muy mal: "Me dejás solo", me comentó en broma. Eso me dejó en shock, me hizo dudar y tambalear. Pero Lisandro entendió mi decisión, me felicitó y agradeció por todo este tiempo que compartimos. Después del partido, con Pancho Cerro y Ezequiel fue muy difícil darnos un poco de ánimo entre nosotros porque los tres estábamos en una situación parecida.

-¿Te fuiste porque llegará Rinaudo o llegará Rinaudo porque vos te vas?
-Hay que desestimar la primera hipótesis: a lo largo de estos años siempre trajeron jugadores en mi posición y eso no fue un impedimento para que yo me quedara. Todo lo contrario. Con Pancho y Videla compartimos puesto con mucha lealtad y formamos una amistad. No me gustó que se dijera eso, no es cierto.

Luli y Pancho Cerro se hicieron muy amigos. Hoy los dos están afuera de Racing.

-¿Por qué te vas?
-Fueron seis años muy duros y lindos, donde pasé un montón de cosas. Es lógico que sienta un desgaste grande en un club enorme como es Racing. Necesitaba un cambio de aire, buscar otros desafíos en otro país y competencias distintas. No había tenido la posibilidad de conocer otro fútbol y cultura. La decisión fue por ese lado. El presidente me dijo que tuviera libertad para hacer lo que quisiera, que a los campeones no les iba a poner trabas en nada. Me dijo que quería que me quedara y me ofrecía el contrato que yo pidiera en cantidad de tiempo. Eso es algo que valoro y agradezco.

-¿Te vas como deseabas?
-Uno debe saber cuándo es el momento. Eso se va digitriendo. No podía haber tenido un mejor cierre que este. Me voy habiendo podido lograr la cliasificación a la Libertadores, jugando la Sudamericana, después de ser campeón en este club y luego de revertir la desconfianza de la gente en mí en un principio. Mejor que todo esto hubiera sido irme campeón ahora. Me voy tranquilo y feliz.

-¿Cuándo decidiste irte?
-Siempre estuvo el anhelo por tener 30 años. Estos últimos seis meses fueron muy duros, con muchos contratiempos e irregularidad en el equipo. Todo eso, cuando sos una de las cabezas visibles del grupo, se siente mucho más. Eso hizo que la decisión fuera madurando un poco más rápido.

-¿Te quedó alguna cuenta pendiente?
-Haber conseguido algo a nivel internacional. Cuando llegué no tenía pensado ser campeón. Y una vez que lo cnseguimos, el objetivo siguiente era lo otro. Pero Racing lo va a lograr muy pronto. Después del buen partido que hicimos contra el DIM, me quedó la sensación de que a Racing le va a ir muy bien en este Copa. La va a pelear hasta el final. Pero no tengo nada para reprocharme: le dí todo a Racing, quedé vacío. Si algo faltó, no fue porque no haya querido, sino porque no lo tenía. Siempre estuve al servicio del equipo, del club. El compromiso fue muy grande. Yo no nací en Racing, no soy de las entrañas del club. Pero aprendí a quererlo como propio. Le tomé mucho cariño, me identifiqué mucho con esta camiseta sin ser hincha.

-¿Hablaste con Milito?
-Sí, me deseó lo mejor, me agradeció por todo este tiempo de compromiso  y por haber logrado los objetivos. Siempre me halagó porque dice que soy una gran persona. Estoy seguro de que sin él no habríamos logrado este presente en el club y yo no habría podido irme como me fui.

-Del plantel campeón sólo quedan Pillud y Grimi. ¿Se siente nostalgia?
-Es una sensación especial y dura por el paso del tiempo. Peleamos codo a codo para que el club volviera a resurgir y estuviera en las primeras posiciones. Entre todos, con el cuerpo técnico y los dirigentes, fuimos cambiando la mentalidad del club. La gente creyó muchísimo en este equipo y así empezó a gestarse todo. Cuando ves a jugadores que se van yendo después de darle tanto al equipo, claro que se genera nostalgia. Pero una nostalgia linda. Marcamos una época en Rracing, eso fue hermoso. Es lo que nos tiene que quedar. Por suerte, la gente de Racing es muy agradecida y siempre nos demuestra su cariño. Hoy se sieente un poco de tristez, pero cuando miremos hcia atrás todos nos vamos a sentir orgullosos.

Fuente: Olé.

6 comentarios en “"Le di todo a Racing, me quedé vacío"”

  1. Me hubiera gustado q te retires en Racing...una lastima Luli.Te deseo lo mejor.Grandisimo profesional y grandisima persona.Con tu ida se me escapa un lagrimon....Abrazo Academico!

    1. Gracias Lulú,lo mejor para vos en Chile, y te ganaste el cariño y el reconocimiento de toda la gente racinguista.
      Te vamos a extrañar !!!!

  2. Mario Ostropolsky

    Me apena sobremanera que te vayas. Pero siendo tu voluntad, lo respeto. Te deseo lo mejor y espero que en un futuro regreses al cilindro. Suerte campeón !!!!!!!!!!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba