Musso: "Por mi carácter choqué con algunas personas en Racing"

Ya recuperado de una fisura en el pulgar de la mano izquierda, ansioso por debutar en su nuevo club, Juan Musso (24 años) intenta afirmar sus pies sobre la actualidad, pero aún tiene fresco en su paladar al pasado inmediato. Atraviesa el pleno proceso de transición mental, propio de quien experimentó cambios profundos en su vida. Arquero del Udinese desde hace apenas un mes y medio, motoriza ilusiones y entusiasmo en el nuevo desafío. No obstante, en varios pasajes de la charla todavía parece sentirse parte de la Academia. A lo largo de esta nota con RDA, la primera que le brindó a un medio argentino como guardavalla del Calcio, varias veces hablará de Racing como un integrante más.

"Ojalá podamos hacer un buen partido en la revancha contra River”, “El tiempo dirá hasta dónde llegamos en la Libertadores” o “La mayoría de los empates posibles nos benefician en el Monumental” serán algunas de las frases que, vía telefónica, pronunciará desde su casa en la ciudad de Udine. La decisión de irse de la Acadé, la personalidad que fue gestando, la ayuda de Saja, los malos y buenos momentos, Centurión, el fútbol italiano, sus sueños de Selección, sus diálogos con Rodrigo De Paul... De palo a palo, Juan recorrre todos esos temas en una conversación donde nunca antes se lo había escuchado tan suelto.

-¿Con qué te encontraste en Udinese?

-Vine a un club que está recontra ordenado, que tiene todo para que uno se desarrolle como profesional y pueda exprimir al máximo todas sus condiciones. No falta nada. Todas las comodidades están expuestas. Es un club bárbaro. Está todo armado para que uno sólo piense en jugar en una línea tan competitiva como la Serie A.

-¿Notás diferencias entre los entrenamientos de allá y las de acá?

-Acá el entrenamiento de arqueros es muy exigente no sólo desde lo físico, sino que son muy estrictos con la posición en el arco, con la técnica, con la forma, con un montón de técnicas de brazos, de piernas, de pasos. Son cosas que enseguida te intentan inculcar para que sean innegociables. Es casi una obsesión.Hay determinados parámetros que ellos sí o sí ven necesarios. Me fui adaptando a eso y aproveché mi lesión en un dedo para practicar con los pies. El técnico es español, arriesgado y joven como lo es el plantel. Le gusta trabajar mucho con la pelota, con el buen trato, con la salida del fondo, con la presión... En ese sentido, no son cosas muy diferentes de lo que venía haciendo con el Chacho.

Juan Musso.
Musso, en Udinese.
-¿Tu salida de Racing se dio muy rápida o era una chance que venía madurando hacía unos meses?
-Siempre tuve claro que Europa era el destino donde quería jugar, más que nada en las mejores ligas. Tenía esa idea fija en mi cabeza. Apareció un equipo muy interesante, en una liga muy competitiva para los arqueros. Se necesita una predisposición diferente. No tengo dudas de que será un buen paso en mi carrera. Cuando surgió esta posibilidad, no lo dudé porque sentía que era el momento. No sé si fue rápida mi salida, ya tengo 24 años y estoy en un momento justo. Pasa que mi oportunidad de atajar en la Primera de Racing tardó un poco en llegar. Agarré el arco a los 23 años, no a los 18 ó 20. Esto también tuvo sus cosas positivas.

-¿Cuáles?

-Empezar a jugar de más grande me agarró mejor preparado como persona, con otra mentalidad para sobreponerme a situaciones que uno sabe que existen. Mi transferencia a Europa llegó en el momento que tenía que darse.

-¿Te quedaron cuentas pendientes?

-Pensé mucho... Reflexioné, fui sincero conmigo mismo. Fue una situación que desarmé en varias partes. Por un lado, yo tenía el deseo de consolidarme totalmente y algún día poder conseguir un título con Racing. O mismo, seguir en la Copa que ya habíamos empezado y tan bien habíamos arrancado. Podía jugármela a eso. Todo se me pasó por la cabeza. Pero también vi que esta era una buena posibilidad, más que nada desde lo futbolístico. Vine a un lugar en el que me tratan muy bien. Es una liga recontra difícil, te exigen al ciento por ciento. Lo veo en cada entrenamiento. Te tiran una alfombra roja y te dan todas las comodidades, pero a cambio las exigencias son muy grandes.

-¿Qué dejaste en Racing y qué te dejó el club?

-En Racing dejé todo lo que tuve: muchas cosas. Desde los 14 años empecé a criarme como persona y profesional. Dejé mucho por llegar al club de tan joven. Todos los que somos del interior  lo sabemos. Pasé momentos difíciles de no jugar, de ni siquiera ir al banco por mucho tiempo por ser tercer arquero. Tuve partidos mejores que otros. Para mí el saldo fue positivo. No me arrepiento de nada de lo que hice en Racing. Algo bien habré hecho para que después apareciera este club de Europa. Sinceramente, me hubiera encantado seguir en la Copa que comenzamos. Pero hay que ser realista, pararse en lo personal y ver qué desafío quiere cada uno.

Musso.

-¿Qué aprendizaje te quedó?

-Aprendí de las adversidades, de los momentos en los que me encontré solo. Ahí es cuando uno puede pensar en qué se falló para aprender para el presente y el futuro. Para mí es más importante cómo procesar las adversidades que el resultado en sí. Atajé en un arco recontra difícil. Nunca sentí presión adentro de la cancha, pero sí por los análisis exteriores, a veces dramáticos en lo malo y exagerados en lo positivo. En un puesto como el mío, caminás todo el día por esa línea de los extremos. Lo importante es mantenerse por el medio, poniéndolo el pecho a la situación que fuera. Racing me dio muchas herramientas, voluntariamente o no. Y me permitió crecer.

-Tuviste mucha paciencia para llegar al arco de Racing y ahora debiste esperar por la lesión en un dedo. Ya debés ser un experto en eso.

-Sí, me ha ayudado ser paciente en varias situaciones. Es una herramienta importantísima y que hoy está un poco subestimada por eso de querer todo ya. La ansiedad, la ambición, la inmediatez... Siendo paciente, mal no me fue. Es muy difícil debutar como arquero en Racing y sostenerse una temporada. Con el tiempo fui aprendiendo a ser paciente por todo lo que tuve que esperar y por otra lesión que me había puesto a prueba. Ahora, lo del dedo me agarró cuando faltaba para el inicio del torneo, y en la segunda o tercera fecha ya estaré disponible.

Musso.

-¿Eso fue clave para superar algunos cuestionamientos?

-Mirá, en algunos momentos mi carácter me hizo chocar con algunas personas en Racing y afuera del club. Porque me veían demasiado tranquilo después de que yo cometiera algún error. Por ahí creyeron que no me preocupaba, algo muy lejos de ser real. Para mejorar hasta me he entrenado por mi cuenta. Yo tenía claro que cometería errores y que, igual, seguiría adelante fuera como fuera. En el fondo sabía que me estaba preparando para algo mayor a una cagada que tuve y seguiré teniendo. Uno nunca llega a estar a salvo de equivocarse. Pero siempre doy todo en la vida y en la cancha. No me reprocho nada. Me sirvió mucho mi carácter y mi forma de resolver algunas cuestiones.

-¿Qué sentís cuando ves a Racing en cancha a la distancia?

-Me dan ganas de estar ahí por un rato y volver a Europa. Más que nada, en los partidos de Copa y por la hinchada. Pero también pienso que ahora estoy en el lugar que lo elegí. Me siento muy a gusto, con muchas ganas de jugar. Por suerte ya dejé atrás una fisura que tuve en el pulgar izquierdo, en la pretemporada, y estoy con muchísimas ganas de empezar a jugar un partido oficial después de haber jugado en algunos amistosos.

-¿Imaginás a Racing campeón de la Libertadores?

-Si Racing se convence, puede ganar la Copa. De afuera se ve al equipo mucho mejor de lo que por ahí podés verlo en el día a día. El grupo tiene todo para quedarse con la Libertadores: calidad, entrega, respeto por el equipo... Ojalá que la gane. Es muy difícil la Libertadores porque hay que jugar contra todos los grandes de Sudamérica, pero estamos a la altura y podemos lograrlo.

Musso.
Juan atajó una temporada en Racing.

-¿Cómo vivís las actuaciones del equipo a lo lejos?

-Les tengo mucha fe a los muchachos. Ojalá que podamos hacer un buen partido de vuelta en la cancha de River. Vi al equipo en la ida, confío mucho. No sufro los partidos porque sé que los muchachos dejan todo en la cancha, hasta lo que no tienen. Después, el tiempo dirá hasta dónde llegamos. De algo no tengo dudas: me siento tranquilo a ver a Racing por TV.

-¿Con De Paul surge muy seguido el tema Racing?

-Desde el día que llegué que me siento al lado suyo en el vestuario. También hemos concentrado juntos en parte de la pretemporada. Hablamos mucho de Racing. Quiere mucho al club, le tiene un amor particular. Siempre charlamos de los partidos de Racing y ahora me cuenta lo que es Udinese, de sus exigencias. Yo con Rodri hice Inferiores, lo conozco desde los 14 años, desde la Novena. Y dio la casualidad que nos encontramos en Europa.

-¿Qué es lo que más extañás de Racing?

-El idioma, je, es el primer cambio chocante que uno siente. Hay como siete nacionalidades diferentes en el vestuario. Por suerte me estoy haciendo entender bastante bien y eso no me traer complicaciones. Pero me gustaría acercarme más a mis compañeros, charlar un poco más con todos. Allá era mates en rondas de diez, seis o cinco personas. Estos pibes tienen unas ganas bárbaras, creo que en lo profesional nos vamos a llevar muy bien.

Musso.
En la Academia recibió algunos cuestionamientos.

-¿Quiénes fueron los tipos que más te marcaron en la Academia?

-Hubo varios, pero a mí el Chino (Saja) me ayudó mucho en un momento de mi juventud, cuando yo quería jugar. Se dio cuenta enseguida de mis deseos, de mis ambiciones, y siempre se puso a mi disposición. Aprendí de él más que nada afuera de la cancha. Adentro, cada uno tiene su estilo y no suma la comparación porque eso no es lo que te mejora. Pero me han sorprendido mucho los niveles de concentración que tuvo en el arco y durante tanto tiempo. Fue una de las personas más comprometidas que he visto en el club, realmente. Siempre lo escuché. Te menciono también a Diego Cocca, en lo futbolístico, me puso en el momento que yo necesitaba atajar. Y le estaré agradecido toda la vida porque me hizo debutar. Me quedó un cariño especial hacia él porque, además, se la jugó por mí estando Agustín (Orion). En Inferiores y Reserva todos me han dejado algo. Y en mi despedida del club, lo mejor que me llevé son todos los compañeros, los empleados, el club y cada técnico que me dirigió.

-¿Con quiénes estás hablando más de tus ex compañeros?

-Hablé con Centu, con Neri Cardozo, con Maxi Cuadra, de san Nicolás como yo.... Con Renzo Saravia también, con Javi García, que es un fenómeno y me ha ayudado un montón.  También me escribo con Lucas orban, que me pone muy contento su presente. Sé que la peleó un montón con la lesión, es la parte que no todos ven de los jugadores. Yo vi como se entrenaba con todo el dolor del mundo, cómo se iba a poner hielo, todo el día ocupándose de eso. Es buenísimo que haya vuelto a jugar así.

-¿Qué opinás de lo que ocurrió con Centurión?

-De Centu, lo único que puedo hablar son cosas buenas. Lo conozco no sólo de haber compartido plantel de Primera con él, sino desde antes: jugamos juntos en Reserva y en otras categorías de Inferiores. Muchas veces hemos hablado de todo lo que le costó, de todo lo que hemos sacrificado para jugar, de lo chico que es el embudo y de lo que hizo hasta ahora. Como persona, es un pibe bárbaro. Es re tranquilo en el día a día. Siempre. Después, tiene sus cosas... Nosotros somos jóvenes y a veces las tentaciones están... No creo que lo de Centu sea un problema tan grave como se lo plantea. Pero bueno... Ya lo está entendiendo. También es cierto que su nombre, cada vez que pasa cualquier cosa, hace mucho ruido. Veo que de parte del club se lo protege mucho, se lo trata de ayudar. Más que nada para que sea consciente de que, de una vez por todas... El ya tiene cierta edad y las cosas van tomando cada vez más repercusión en los medios. Me parece que lo está entendiendo. Está un poco cansado de eso, entonces por ahí tiene que buscar otras formas de divertirse y nada más. Después, no le cambiaría nada: para mí tiene todo para que la gente lo quiera y los compañeros también. Es un pibe querido por todos. Y yo me sumo a eso. Vale un montón como persona. Siempre le voy a desear lo mejor y me pone contento que el club lo cuide y le esté encima. Y como profesional, cada día será mejor.

-Si se cuidara más en la vida cotidiana sería mejor profesional aún...

-Es grande y sabe lo que tiene que hacer. Sabe cómo repercute todo lo que hace y las consecuencias que tiene eso. Ya entiende las consecuencias y lo que tiene que pagar por cosas que en su momento pueden parecer divertidas y traen eso. Ya está cansado de que se lo tilde de una cosa o lo otro, cuando no es la realidad completa. Tampoco hay que insistir tanto. Es inteligente y sabrá cada vez mejor cómo manejarse. Tampoco soy quién para darle consejos. Confío en él y sé que adentro de la cancha, al fin y al cabo lo más importante, deja todo y no se le puede cuestionar nada.

-¿Qué pensás de lo que pasó con el caso Bruno Zuculini?

-Lo estuve leyendo. No me queda claro en qué caso se puede implementar lo de la actuación de oficio. Pero como jugador, nos toca estar ajenos a esas cosas. Confío en que Racing puede sacar adelante la revancha en el Monumental sin necesidad  de ir de la otra manera. La chance está. Se va a jugar un partido de igual a igual. La mayoría de los empates nos benefician. El equipo va a salir a ganar, estoy seguro ciento por ciento de que el grupo puede pasar de fase.

-¿Cómo lo estás viendo a Gabriel Arias, tu reemplazante?
-A Gaby lo enfrenté varias veces. Jugó tres partidos y lo hizo bien. Ojalá que pueda seguir así. La peleó mucho, desde un montón de lugares. Lo sé porque tenemos amigos en común. Se merece estar donde está, se merece seguir así. La capacidad la tiene, así que le deseo lo mejor a él y a todo el equipo.
-Por la renovación que se viene en la Selección. ¿Pensás en la posibilidad de ser citado en algún momento?

-Obviamente, tengo la esperanza de ser citado. Laburo para eso. Ya me tocó atajar en las juveniles. Volver al predio me encantaría. Es algo que lo tengo presente, cómo no. Después, si pasa o no, lo dirán el tiempo y el entrenador que esté. Primero tengo que afianzarme acá. Pero confío en que se puede dar. Lo que hasta ahora pude comprobar es que esta liga es muy difícil. Desde Argentina uno no sigue todos los partidos y no toma dimensión de lo que es destacarse como argentino acá, en clubes que están en los detalles. Por ejemplo, todas las semanas hay controles de peso. Y de todo.

Como apenas pudo realizar un par de entrenamientos con normalidad tras el problema en un dedo, Musso no atajará esta tarde ante la Sampdoria. Pero tiene chances de debutar el próximo fin de semana, contra la Fiorentina. A esperar. Un poco más.

3 comentarios en “Musso: "Por mi carácter choqué con algunas personas en Racing"”

  1. MORO DE U.S.A

    QUE BUEN REPORTAGE....UNO DESPUES DE LEERLO.. TE CRUZA EN. EL PENZAR..QUE ............ MERECE TRIUNFAR
    COMO PERSONA ES. UN EJEMPLO MAYOR.... ....SABE AGRADECER SU PASO. POR. ==LA ACADEMIA==COMO PARTE DE. SU. VIDA..NO. DEJO NADA EN. EL. TINTERO....SOLO SU IMAGEN ..PARA IMITARLO..SUERTE. FLACO...Y OJALA ALGUN
    DIA TE PODEMOS. VER..ATAJANDO. EN ==RACING==A ====RACING. DEL. ALMA====GRACIAS..MUCHAS. GRACIAS POR. ESTA..SENTIDA NOTA..QUE INDIRECTAMENTE. NOS. AYUDA A COMPRENDER. QUE EN. LA VIDA. =======EL. QUE. SABE
    AGRADECER..FELIZ. MERECE SER=====UN ABRAZO. CHAU ..MORO DE U.S.A

  2. Un pibe del club que reconocimos poco por dos o tres cagadas partes del aprendizaje en un puesto tan sensible. Hemos bancado a cada muerto en épocas malas y ahora q estamos dulces somos mucho más exitistas. De más está decir todo lo que la peleó y luchó para llegar a consolidarse en el arco de Racing, y lo que la sigue peleando. Tiene todas las condiciones para ser un gran arquero. Le deseo lo mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba