"Preparé el champagne y lo descorchó otro"

Del otro lado de la cordillera, en su rol de ayudante de campo de Martín Palermo en la Unión Española de Chile, Fabio Radaelli disfruta como un padre orgulloso del progreso de los pibes que acompañó en su crecimiento en esa fábrica de sueños llamada Tita Mattiussi. Ya no es coordinador de las inferiores, pero a la distancia todavía se siente parte de Racing. En los pibes que llegaron desde el predio a la Primera ve reflejado un trabajo que dio sus frutos y también lo apega a la nostalgia. Aunque hay una espina clavada en su piel. Lo cuenta en Racing de Alma, además de definir a los juveniles que dieron el salto y de poner el ojo en quienes, según él, pueden hacerlo en el futuro. Palabra más que autorizada.

Trabaja en Chile con Palermo

-¿Qué pensás hoy de tu salida del club?
-Fue una decisión bastante difícil la de irme. Adrián Fernández (presidente del Fútbol Amateur) me había asegurado la continuidad. Lo que siento es algo parecido a lo que me pasó en Tigre. Me fui y después se vio el trabajo de uno. Cuando me desvinculé de Tigre, a los dos o tres meses aparecieron en Primera Botta, Arzura, Godoy, Ellacopulos, Itabel, Menossi, Alexis Castro, Janson... Y en Racing me pasó lo mismo: siento que preparé el champagne y lo descorchó otro... Pero meda felicidad y disfruto, en la lejanía, del presente de todos los chicos. Cuando me fui justo volvió Roger Martínez de Aldosivi. Después, lo del Negro Gómez (José Luis), lo de Lautaro Martínez, lo de Braian Alvarez (debutó ante San Lorenzo), lo de Braian Guille, lo de Brian Mansilla, lo de Cuadra, lo de Juan Musso, lo de Schlegel... A la mayoría la hemos fichado nosotros, salvo Cuadra y Musso. Fuimos parte del crecimiento de todos. Los tuvimos tres años y medio. Te repito: en el momento de brindar, no pude estar.

-¿Por qué te fuiste, entonces?
-Porque, qué sé yo, soy un tano calentón. Y a veces uno toma decisiones en caliente. Si bien tenía todo el apoyo de Adrián Fenrández, había tenido algunos encontronazos con el vicepresidente (Miguel Jiménez). No me gustó que hablaran con Hugo Tocalli y creo que también con Teté Quiroz. Pero no por ellos, que son excelentes seres humanos. Yo todavía estaba en el cargo y no merecía que dudaran de nuestro trabajo. A mí no me gusta hablar de resultados, pero cuando llegamos el club estaba en la posición 12 y lo dejamos quinto o sexto en Inferiores. Y con tres divisiones que pelearon un año para ser campeonas: la Reserva, la Quinta, la Sexta... Insisto en que Adrián Fernández me pedía que me quedara tranquilo. Pero ya está. Armamos un buen grupo de trabajo, le dedicábamos muchísimo tiempo al club, acompañados por toda la gente que trabaja en el predio, que es espectacular: Manguera (Tarrio, el canchero), Cecilia Contarino (psicóloga de la pensión), Gaby Pugliese, que estaba siempre en el predio. No tengo palabras de agradecimiento por cómo se han portado conmigo.

-¿Te pone orgulloso ver a los pibes que llegaron a Primera?
-Más que eso, principalmente me da una alegría grandísima que Racing pueda disfutar de jugadores como Lautaro Martínez y Mansilla. Para mí, en Inferiores, Racing ha sido el club más determinante de los últimos cuatro años. No nos olvidemos de que en Racing estuvieron Vietto, Centurión, Fariña, Roger Martínez... Un día nos juntamos con Manuel Fernández, mi ayudante en Racing, y llegamos a este conclusión: en nuestro paso por Tigre y Racing hicimos debutar a 60 jugadores. Y ese tipo de cosas no se han dado a conocer...  Creo haber tenido la suerte de conducir dos grupos de trabajo que hicieron historia, especialmente en Racing.

-De los chicos que están en el plantel o tocan bocina abajo, ¿quiénes creés que pueden triunfar?
-Yo tengo debilidad, por ejemplo, por el negrito Zaracho (Matías). Es un jugador de fútbol que sabe todo. Imaginate que lo han puesto de lateral por la derecha y jugó bien. Cuando un tipo rinde en varios puestos es porque, definitivamente, juega bien al fútbol. Se qué clase de persona es. No tengo dudas de que estamos en presencia de un volante por derecha con dinámica, juego, gol... Me lo imagino jugando muy poco tiempo en Primera y volando para Europa. Sabe dónde jugar a uno, dos o tres toques, maneja las dos piernas y, sobre todas las cosas, tiene una cabeza hermosa. Quiere ser jugador de fútbol, es humilde, lo quiero mucho. Me encantaría que le fuera bien, como al negro Mansilla.

-¿Y de Federico Vietto qué podés decir?
-Es un goleador determinante. Y también le tengo mucha confianza a Braian Alvarez (se entrena con la Primera). Es un jugador silencioso, un volante por izquierda con un cambio de ritmo y pegada bárbaros. Desequilibra en el uno contra uno, te gambetea. Yendo a las categorías más chicas, aparece Gonzalo Córdoba (17 años, en la Sexta), un chico en plena etapa para definirse si será no jugador profesional. Yo también le tenía una confianza grande a Franco Gerez, que lamentablemente se fue del club en el verano. Me dio una tristeza.... Lo conozco como pibe. Lo voy a llamar para tratar de convencerlo de que vuelva al club. Agustín Araujo es otro que juega muy bien, volante por izquierda; País Mayán es un volante central muy interesante y Angelito Gómez es un enganche muy bueno. Racing tiene que estar recontra tranquilo; por un tiempo va a seguir cosechando jugadores porque tuvo una continuidad de trabajo. Y eso se ve.

-Hablás con mucho sentimiento por los juveniles...
-Es que yo los tomo como hijos a los juveniles. Me hago hincha de ellos. Compartía más tiempo con los pibes de Racing que con mis hijos... Uno se encariña con los negritos atorrantes esos.

-¿Sentís nostalgia?
-Es que soy hinchas de los pibes... Y es cierto, siento nostalgia. Sigo viendo partidos donde hay jugadores que salieron de Cadetes de San Martín. Son chicos a los que tuve hace como 15 años... Cuando veo al Ruso Rodríguez en Central, quiero que ataje bien porque me tocó tenerlo. Lo mismo cuando veía a Roberto Pereyra jugando en la Juventus (hoy en el Watford de Inglaterra), Emiliano Buendía (Getafe de Españ), Rubén Botta...

-¿Qué ves de Racing?
-En Chile no te pasan todos los partidos. Algunos por TyC y otros por ESPN. Estuve Diego (Cocca) está bucando el equipo. Tuvo un arranque muy bueno y luego aparecieron algunas lesiones. En este plantel no tiene a Diego (MIlito), Romero, Lollo... Eran jugadores determinnates. Hoy tiene otro equipo, con la inclusión de algunos juveniles que necesitan su tiempo. No es lo mismo jugar cinco o seis partidos que 30 ó 40. Pero Cocca tiene la capacidad de recuperar a sus jugadores y el sábado regresó al triunfo. Eso les dará confianza.

-¿Cómo era tu relación con Cocca?
-Me alegra que ahora él haya decidido acercarse a las Divisiones Inferiores. Para mí Cccca está entre los cuatro mejores entrenadores del país. Es algo que seguramente muchos hinchas deben compartir conmigo. Su regreso al club hizo candidato al equipo. Trabaja mucho, está muy preparado. Los otros que me gustan son Gallardo y el Mellizo Barros Schelotto, atorrante como cuando jugaba. También incluyo a Holan, Beccacece y Almirón. Ves sus equipos y sabés a qué juegan.

-¿Cómo tomabas que Cocca pusiera tanta distancia con ustedes?
-Mirá, algo mal habremos hecho nosotros también... Los egos... Yo tambén soy bravo. Pero el tiempo te hace recapacitar. Y me parece que todo era solucionable. Somos gente grande, inteligentes. Fue una lástima porque salió perjudicado el club.

-¿Hablaste con Alejandro Russo, tu sucesor como coordinador?

-Sí, me presenté en el predio y me puse a disposición de todos para lo que necesitaran. Le dije que si de los jugadores que yo había decidido fichar a él no le gustaba alguno, no los fichara. A Alejandro lo conozco desde hace muchos años. Tiene un perfil bajo, es muy trabajador. Le dije que le deseaba lo mejor. Porque la gente trabajadora se merece que le vaya bien.

-¿Cómo fue hasta aquí tu experiencia en Chile?
-Llegamos en julio del año pasado, ahora estamos de vacaciones. En la primera etapa del torneo nos tocó salir terceros, lo que nos posibilitó entrar a la primera fase de Libertadores. Después, en la segunda, quedamos eliminados con The Strongest de Bolivia. En estos últimos seis meses estuvimos ahí arriba, peleando el torneo. Pero faltando tres fechas para el final, sacamos sólo de los nueve puntos... Y eso hizo que termináramos en quinto lugar. Ahora nos quedan seis meses más de contrato, con una cláusula a favor de los dirigentes de renovarnos por un año más.

-¿Es difícil pelearles a los tres grandes de allá?
-Por supuesto, a veces es un torneo parecido al de España. Antes de que arranque el torneo, vos decís que saldrá campeón Real Madrid o Barcelona. En Chile pasa lo mismo con la U. de Chile, Colo Colo y la Católica porque son los clubes con más poder adquisitivo. Con el correr de las fechas, si no tenés un buen arranque, no te alcanza para recuperar el lugar. Pero nuestro balance es bueno. De hecho, el club volvió a participar de una copa Internacional después de muchos años. Si tuviera que ponerlo en una posición, te diría que Unión Española está entre el cuarto y sexto lugar de importancia. Es un club con una estructura chiquita, pero cómoda, linda, humilde. Y en lo económico, te llaman para avisarte que está depositada la plata.

-¿Cómo es Palermo? ¿Qué participación te da en el cuerpo técnico?
-Martín es muy abierto. Cuando me tocó sentarme con él, mi gran preocupación era la participación que íbamos a tener. Durante 15 años, uno se acostumbró a armar a gusto las prácticas como coordinador de Inferiores. Arrancaba a las 8 de la mañana y terminaba a las 20. Por suerte hemos tenido un año de trabajo bueno. Lo que más destaco es que en ningún momento te das cuenta de que Palermo hizo 320 goles y que el Pato (Abbondanzieri) ganó todo. El perfil bajo es lo que más sobresale de ellos.

4 comentarios en “"Preparé el champagne y lo descorchó otro"”

  1. Cecilia Contarino

    Gran persona, gran profesional. Excelente relación con los chicos y los pares. Tuve la suerte de trabajar con el. Me enseño mucho!

  2. Coincido con Marcelo en un 95 %. Tengo alguna duda de la experiencia de Zubeldia (no de su honestidad y trabajo que rescato totalmente) para estar a la altura de semejante desafío. Quizás fue prematuro para Luis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba