Que sea una fiesta

El clásico está a la vuelta de la esquina. Y en la previa al mismo, Lisandro López y Nicolás Tagliafico, capitanes de ambas instituciones de Avellaneda, se juntaron en el Cilindro para compartir una tarde en la que constantemente se hizo hincapié en un concepto: somos rivales, no enemigos.

La charla entre los referentes de Racing e Independiente se dio en un contexto distendido. “El clásico es un partido especial. Al hincha lo que más le gusta es ganar estos partidos. Lo que se vive en la semana es increíble, y hay que dar un plus en este tipo de encuentros”, afirmó Tagliafico. Licha, acostumbrado a estos trascendentales cruces, agregó: “El condimento lo pone la gente, la historia, la rivalidad. Para nada estoy de acuerdo con eso de vida o muerte, pero sí es cierto que al haber jugadores que son hinchas de los clubes donde juegan, se hace aún más especial”.

MÁS NOTICIAS  Gago, categórico sobre lo que siente por Licha López

Hubo muy buena onda durante toda la charla en la que ambos tuvieron que elegir qué clásico era el que más recordaban. Y Lisandro no dudó: “El de la chilena, por el empate agónico. Recuerdo todos, los que me fueron bien y mal. Son partidos que te quedan grabados”.

Lo relevante de este encuentro en el estadio Presidente Perón, es que ambos referentes se unieron con una sola consigna: que el clásico del sábado sea una verdadera fiesta del fútbol.

1 comentario en “Que sea una fiesta”

  1. una fiesta que quedara para Racing.. jamas se podrá comparar el cilindro con el libertadores.. son pechos frios jamas la llenan equipo chico el torito de matadero lleva mas gente que el rojo..- todas las inchadas argentinas cantan que son amargos.. están identificados con ese nombre amargos...- vamos Raciiiiiiiing.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba