Racing y la Copa Libertadores

Racing recibirá a Cruzeiro en el Cilindro, en lo que será su debut en la Copa Libertadores 2018. Seguí leyendo esta nota de RdA para recordar todas las ediciones en las que la Academia disputó la máxima competencia del continente a nivel de clubes.

La Copa del corriente año, en la cual el elenco dirigido por el Chacho Coudet integrará el Grupo 5, compuesto por Cruzeiro, Universidad de Chile y Vasco da Gama, será la novena Libertadores que jugará la Acadé, entre las cuales, obviamente, se destaca la ganada en 1967 por el Equipo de José.

Para hablar del debut en este torneo habrá que remontarnos a la edición de 1962 (la tercera, ya que la primera fue en 1960). En aquella oportunidad, la Academia clasificó luego de haber salido campeón del torneo local en 1961. No fue demasiado auspiciosa la presentación de aquel Racing dirigido por Rubén Bravo, ya que resultó eliminado en la primera ronda, tras integrar fase de grupos (sólo avanzaba el mejor a la próxima instancia) junto a Nacional de Montevideo y Sporting Cristal de Perú. La Academia disputó cuatro partidos, de los cuales ganó uno solo (en Avellaneda, ante los peruanos), empató otro y perdió dos (ambos en condición de visitante).

Formación de Racing en 1966.
El famoso y recordado Equipo de José, que se alzó con la Copa Libertadores en 1966.

La más recordada participación de Racing en Copa Libertadores fue la del año 1967, en la cual el equipo conducido por Juan José Pizzuti se quedó con el inolvidable título de campeón. Aquella Academia se había clasificado por lograr el torneo local del año 1966. De aquella edición, hay que decir que participaron 19 equipos que estaban repartidos en tres grupos. La Academia integraba el Grupo 2 junto a River, Independiente Santa Fé, Bolívar, Independiente Medellín y 31 de Octubre, de Bolivia. A la segunda fase clasificaban los dos mejores equipos de cada grupo, y Racing finalizó primero, producto de ocho victorias y un empate. En la segunda fase integró el Grupo A junto a River, Universitario de Perú y Colo Colo. Racing y Universitario quedaron igualados como líderes y tuvieron que jugar un desempate a partido único en el Estadio Nacional de Chile, que la Academia ganaría con dos goles del Toro Norberto Raffo. En la final aguardaba Nacioanl de Uruguay. La ida se jugó en Avellaneda y fue empate sin goles. Lo mismo ocurrió en Montevideo, por lo que debió jugarse un partido decisivo nuevamente en Chile y ahí el Racing de José derrotó 2 a 1 a los uruguayos, con goles de Joao Cardoso y Raffo. Este título fue el que, meses más tarde, le permitió a la Academia disputar la Copa Intercontinental ante el Celtic escocés y así convertirse en el primer equipo argentino campeón del mundo.

Para la edición del año siguiente, en 1968, la Academia se clasificó directamente por ser el último campeón e ingresaría al certamen en la instancia de semifinales. Allí se cruzó con el Estudiantes de Zubeldía. En el primer partido, jugado en Avellaneda, Racing ganó 2 a 0 con goles del Bocha Maschio y de Perfumo, mientras que en la vuelta en La Plata cayó por 3 a 0, lo que obligaba a jugar un desempate. Ese encuentro se jugó en cancha de River y terminó 1 a 1 (gol de Cárdenas), por lo que los de Avellaneda quedaron eliminados en manos de los que serían campeones de la competencia.

Luego, para volver a jugar la Copa Libertadores hubo que esperar hasta la edición de 1989, a la cual Racing ingresó por finalizar líder en la primer parte del torneo local, a fines de 1988. Aquel equipo era dirigido por el Coco Basile y hacía poco tiempo había levantado la Supercopa '88 (competición que sólo jugaban los que alguna vez habían ganado la Libertadores). En esta cuarta participación, Racing integraría el grupo con Boca, Universitario y Sporting Cristal. Igualó en la primera ubicación con el elenco xeneize y, para definir los emparejamientos de la segunda fase, tuvo que jugar un choque desempate en cancha de Vélez, donde perdió 3 a 1. De esta manera, se enfrentó al poderoso Atlético Nacional y quedó eliminado.

La quinta incursión de Racing en Libertadores fue en el año 1997. La Academia se había clasificado al certamen gracias al segundo puesto conseguido en el Apertura 1995. El Racing dirigido por Coco Basile integró la fase de grupos junto a Vélez, Emelec y El Nacional, ambos de Ecuador. Luego de un arranque irregular en la competencia, enderezó el rumbo ganándole de local a los dos ecuatorianos y pudo clasificarse a octavos de final, tras quedar como uno de los mejores terceros. En octavos de final lo aguardaba el River de Ramón Díaz, que había ingresado a esa instancia directamente por ser el último campeón. En la ida se dio un carnaval de goles y hubo empate 3 a 3, con dos goles de Claudio Úbeda y uno de Gastón Córdoba. La revancha en Núñez también fue igualdad 1 a 1 (Fuertes marcó para la Acadé) y la serie se definió por penales, avanzado Racing a cuartos de final, aprovechando el gran momento de Nacho Gónzalez, quien le contuvo el penal a Enzo Francescoli y convirtió el suyo. En cuartos se superó a Peñarol. En la ida, jugada en Montevideo, se cayó 1 a 0 y en la vuelta en Avellaneda, ganó por el mismo resultado con gol del Mago Capria y terminó quedándose con el pase a semis gracias a la eficacia en la tanda de penales. El sueño se truncaría allí, cayendo ante Sporting Cristal.

La sexta participación se dio en el año 2003, luego de haber obtenido la clasificación gracias al título del Apertura 2001. El técnico en aquella Copa fue Osvaldo Ardiles, quien pregonaba un fútbol vertical y ofensivo. Tras terminar cómodo en la primera posición del grupo que integraba junto a Universitario de Perú, Nacional y Oriente Petrolero, en octavos se topó con América de Cali. En el partido de ida, jugado en Colombia, Racing igualó 1 a 1 (con tanto de Diego Milito), mientras que en la vuelta hubo parda 0 a 0 y en la definición por penales, luego de que el árbitro no haya convalidado de manera polémica una atajada de Campagnuolo, Luis Rueda falló en la ejecución y Racing se fue invicto del certamen.

Tras ganar el torneo Transición 2014, el Racing de Diego Cocca disputó la edición 2015. Finalizó primero en su grupo, que integraba junto a Táchira, Sporting Cristal y Guaraní. En octavos de final dejó en el camino a Montevideo Wanderers tras igualar 1 a 1 (gol de cabeza de Brian Fernández) y ganar 2 a 1 en la revancha en el Cilindro (goles de Camacho y Bou). En cuartos se enfrentó nuevamente con Guaraní y quedó eliminado luego de perder en Asunción (1 a 0) y de empatar en Avellaneda (0 a 0). En ambos partidos, la Academia jugó con un jugador menos por poco más de un tiempo por las expulsiones de Luciano Lollo y Sebastián Saja, respectivamente.

Gustavo Bou en Racing.
Gustavo Bou pelea por hacerse de la pelota.

La última participación de la Acadé en la máxima competencia del continente fue en 2016. Logró clasificarse luego de que el equipo de Cocca haya ganado la liguilla Pre-Libertadores luego de vencer a Estudiantes en semifinales y a Independiente en la final. En el grupo lo esperaban Boca, Deportivo Cali y el Bolívar. Finalizó segundo detrás del xeneize y clasificó a los octavos, donde terminó siendo eliminado a manos del Atlético Mineiro, con el que empató 0 a 0 en Avellaneda y cayó 2 a 1 en Belo Horizonte.

A esta edición de la Copa, Racing logró clasificarse luego de haber finalizado en la cuarta posición del torneo pasado. Con la asunción del Chacho Coudet como DT, con el retorno a la institución de un prócer como Diego Milito y con el envión anímico y futbolístico que tiene el equipo tras conseguir cuatro victorias al hilo, los hinchas empiezan a ilusionarse de sobremanera. Con semejante expectativa, se espera un Cilindro colmado para el arranque contra el Cruzeiro, para hacerle sentir al conjunto brasilero la localía y empezar a desandar el camino de la ilusión.

1 comentario en “Racing y la Copa Libertadores”

  1. alejandro amado garcia

    al equipo de josé lo vi en su máximo esplendor y segui toda su campaña de local y visitante y tengo aun la entrada al centenario donde vi el gol del chango. cotiza en la bolsa de valores sentimentales, volveremos por ese camino no tengo dudas racing es grande de verdad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba