De Santa Fe a Avellaneda

Racing se enfrentará con Unión el domingo, desde las 21.30, en el reinicio de la Superliga. En esta nota de RdA repasamos algunos de los futbolistas que vistieron las casacas de la Academia y el Tatengue para empezar a vivir la previa del partido.

Arrancamos mencionando a Rubén Oscar Capria. El Mago, el prodigioso zurdo surgido de la cantera pincharrata, llegó a la Academia para disputar el Apertura 1995 de la mano de Pedro Damián Marchetta. Rápidamente se metió en el bolsillo al público racinguista con su exquisita pegada, con su elegante andar y sus soberbias actuaciones en partidos decisivos, como en aquella inolvidable tarde-noche en la que le convirtió tres goles a Boca en la mismísima Bombonera o bien convirtiéndole un golazo de tiro libre a Chilavert de tiro libre. El Mago también fue pieza fundamental del buen andamiaje del equipo que conducía Angel Cappa en el torneo. Su última etapa en la Acadé como futbolista fue en el año 2005. Previo a ese último paso por Avellaneda, el enganche formó parte del Tatengue en el Clausura 2003, donde pudo mostrar pincelazos de su técnica.

Otro enlace que pasó por Avellaneda y Santa Fe ha sido Leonardo Torres. Leo fue pieza de recambio en el Racing campeón 2001, donde se anotó con tres conquistas que resultaron fundamentales para alzarse con el anhelado trofeo. Sin demasiado lugar con la llegada de Osvaldo Ardiles al banco racinguista, el cordobés se fue a jugar al Tatengue, donde tuvo un paso intermitente durante dos temporadas.

Un mediocampista que brilló en ambos equipos fue Pablo Bezombe. Pablito, surgido de la cantera tatengue, tuvo interesantísimos torneos en la Primera de Unión, donde combinaba un despliegue incansable sobre la raya derecha con apariciones sorpresivas para anotarse en el marcador. Esas producciones en su club de origen llamaron la atención de Ángel Cappa, que lo pidió para su Racing del Apertura 1998. Dentro de un equipo con figuras importantes como Matute Morales, Latorre y Capria, supo ganarse un lugar en su andarivel y dejar un buen recuerdo en la gente. Convirtió un gol inolvidable en la ex Doble Visera para liquidar un clásico contra el Rojo, en la reanudación del mismo, luego de que nuestros vecinos hayan apagado las luces de su estadio para evitar una goleada.

Uno de los apellidos que más rima le permitió hacer a los relatores de fútbol fue el de Martín Perezlindo, aquel delantero surgido de la cantera del Tate, que tuvo buenas apariciones tanto en los Seleccionados Juveniles como en la primera de Unión. Llegó a Racing a principios de 1998, jugó el Clausura de ese año en buen nivel, convirtiendo algunos goles, haciendo dupla de ataque con el Chanchi Estévez. Cuando finalizó el Torneo regresó a Santa Fe. Hizo carrera también por Uruguay, Ecuador y Colombia.

Hubo tres jugadores que integraron el plantel del Racing campeón 2014 que luego jugaron en Unión. Se trata de Diego Villar, Nelson Acevedo y Facundo Castro. El Barba había arribado a Racing a mediados de 2012 de la mano de Zubeldía. Tras varios torneos intermitentes, decayó mucho su nivel en 2014 y por no tener demasiadas oportunidades se fue de la institución a mitad del torneo consagratorio, enemistado con el cuerpo técnico y con la mayoría de sus compañeros. Al año siguiente, tras un breve paso por Defensa y Justicia, pasó a Unión, donde mostró rendimientos aceptables. El volante Nelson Acevedo llegó a Racing por expreso pedido de Diego Cocca, que lo conocía de su gran paso por Defensa y Justicia. Comenzó jugando como titular las primeras fechas, pero a los pocos partidos perdió su lugar en manos de la dupla eficiente formada por Videla y Aued. Sin demasiadas oportunidades emigró a Santa Fe, donde a base de buenos rendimientos se ha convertido en una fija del mediocampo tatengue. Por el lado de Facundo Castro hay que decir que el Tanque ingresó como relevo en un par de partidos en el Torneo de Transición 2014 y al año siguiente prácticamente sin minutos fue cedido a Unión, donde tampoco tuvo demasiada participación en el primer equipo. Hoy en día continúa su carrera en el ascenso.

Uno que no muchos recordarán que pasó por la Academia es Darío Cabrol. El enganche era todo un símbolo de Unión en los 90’. Tal es así que sus buenos rendimientos en Santa Fe le abrieron la puerta para jugar en Racing en la temporada 92-93, donde tuvo un buen paso, compartiendo equipo con Roa, el Turco García, Cacho Borelli entre otros. Al poco tiempo regreso al Tatengue para seguir mostrando toda su habilidad y repertorio. Tras un trunco paso por el fútbol francés no tuvo mejor idea que regresar al país para jugar en Colón ganándose el repudio de su club de formación.

Un entrenador que pasó por ambos equipos fue Facundo Sava. Estuvo al frente del Tatengue en el año 2013, donde a pesar de haber tenido un buen comienzo, su equipo terminó perdiendo la categoría. A Racing llegó a principios de 2016 tras el buen trabajo que había mostrado en Quilmes, pero pese a contar con un plantel repleto de figuras ( Milito, Bou, Lisandro, Saja, Roger Martínez, Romero,Acuña…) no pudo cumplir con los objetivos y fue despedido a poco más de siete meses de haber asumido.

El último en llegar, luego de su paso por Toluca, fue Enrique Triverio, quien había brillado en Unión.

5 comentarios en “De Santa Fe a Avellaneda”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba