Fernando Ortiz: "Cocca me hizo echar del Cilindro"

Ponerse el cassette no es su estilo. Nunca lo fue. Tal vez por esa espontaneidad y su rol de líder natural, en tan sólo dos años, dejó una huella en el club. Fernando Ortiz, el Tano, habla de Racing como si hubiera jugado toda la vida en la institución. El ex defensor de la Academia, actual entrenador de fútbol, hará un recorrido de su paso por el club en otro mano a mano de RDA que no pasará inadvertido. Su arranque como DT en Paraguay, el caso Centurión y un final de carrera que fue distinto al que él pretendía, serán parte de esta entrevista con un personaje tan auténtico como frontal.

-¿Cómo fue tu experiencia como técnico en el fútbol paraguayo?

-Si bien fue mi primera experiencia como DT de un plantel profesional, hicimos un trabajo muy bueno. Quedamos en la historia del club Sol de América cosechando 35 puntos, algo que sólo dos técnicos habían logrado hasta que llegamos nosotros.

-Después te fuiste a Sportivo Luque y luego regresaste a Sol de América...

-Así es. Luque es un club muy particular. Tal vez no estaban todas las herramientas como para poder trabajar aunque era un desafío lindo. En este caso no nos fue tan bien como esperábamos. En el segundo ciclo en Sol de América, hicimos un trabajo similar a la primera etapa pero luego de unos meses renuncié por motivos personales. Estoy contento porque dejamos una buena imagen en Paraguay.

-¿Cómo está conformado tu cuerpo técnico?

-Como ayudante de campo está Cristian Ruggeri, Javier Mauriño es el editor de videos y la semana pasada sumamos al profesor Federico Torrico, que trabajó en Racing en la etapa de Diego Cocca.

-¿Qué estilo de juego identifica a tus equipos?

-No tengo un estilo marcado. Más allá de que suene a frase hecha, un técnico debe adaptarse al material con el que cuenta en el plantel. En cuanto a la forma de jugar me gustan los ataques directos, verticales. Presionar bien arriba, robar el balón e ir al frente.

-¿Cuál es tu disposición táctica predilecta?

-El sistema que más me gusta es el 4-2-3-1 pero en Paraguay no lo pude implementar porque no contaba con jugadores que tengan las características necesarias para esa disposición táctica.

-¿Te cuesta dirigir a jóvenes que ya no son de tu generación?

-No queda otra que adaptarse. A mí me tocó en mi última etapa como jugador estar en un Racing repleto de pibitos. De Paul, Fariña, Zuculini, Vietto, Centurión… Ahí, quieras o no, vas aprendiendo a convivir con ellos. De todas maneras, mi ayudante de campo es el que más cercanía tiene con el plantel. Yo trato de estar a un costado porque luego hay que tomar decisiones y considero que mantener la distancia con los futbolistas es lo más prudente.

-¿Sentís que en aquel Racing tanto vos como el Chino Saja tenían una función pedagógica?

-Totalmente. Éramos los más grandes y los que, de alguna manera, comandábamos el grupo. Esos chicos fueron subidos por Luis Zubeldía y han rendido muy bien luego de un tiempo lógico de adaptación a la Primera en el que los fuimos ayudando.

-¿Qué les aconsejabas?

La idea de luchar siempre. De intentar seguir creciendo. Hoy por hoy están casi todos en las ligas más importantes del mundo. Eso quiere decir que supieron ser maduros en aquel momento más allá de la edad. Me puse muy feliz por la citación de Rodrigo (De Paul) a la Selección, estuvimos hablando estas últimas semanas.  Con Luciano (Vietto) también hablo, con Bruno (Zuculini) lo mismo. Con Ricardo… bueno Ricardo es muy especial. Ya lo conocemos todos. Lo importante es que los chicos hayan podido escucharnos en ese momento porque todos los consejos que les dábamos eran por el bien de sus carreras profesionales.

-¿ A qué te referís cuando decís que Centurión es especial?

-Es especial por su forma de ser, su forma de jugar y de vivir. Él siempre lo reconoce y sigue cometiendo algunos errores que lamentablemente no puede corregir. Mantiene la esencia y las actitudes que tuvo desde el comienzo de su carrera.

-¿Porqué pensás que sigue cometiendo los mismos errores?

-Si vos vas para atrás, desde su debut en Primera ¿Qué ha cambiado en Ricardo Centurión? ¿Cambió algo? Dentro de la cancha cualquier entrenador quiere tenerlo. Después, en cuanto a lo extradeportivo, él sigue viviendo como si fuera uno más, sin los cuidados típicos que debe tener un profesional. Es un jugador que tiene un poder adquisitivo muy grande y al no tener las mejores compañías seguramente su carrera pueda verse perjudicada.

-¿Si el día de mañana te toca dirigirlo, de qué manera intentarías ayudarlo?

Charlando, aconsejándolo. Él tiene que saber que si no reúne las condiciones mínimas que pretende el técnico no va a jugar. El Chacho se lo ha demostrado y por eso ha comido banco. Tenés que entender el lugar en el que estás o sentarte en el banco, no hay otra. Ojalá Ricardo pueda lograr remediar esta situación y romperla en Racing.

-Alguna vez dijiste que para jugar en Racing hay que pasar un test psicológico. ¿A qué te referiste en aquella oportunidad?

-Yo llegué en una etapa que no era tan buena como la de ahora (jugó en Racing de 2012 a 2014). El hincha de Racing vivió muchos años de sufrimiento y no tantos de disfrute. No es fácil ser jugador de un club tan grande, no es solamente patear una pelota. Hay que lidiar con los dirigentes, temas extradeportivos… Por eso, en aquel momento, sugerí lo del test psicológico. Hoy, la situación es otra. En Racing los chicos sólo se dedican a jugar y lo están haciendo muy bien.

-¿Fuiste alguna vez al psicólogo durante tu carrera?

-Sí, sobre el final. Quería estar preparado para culminar mi etapa como futbolista. La verdad que la terapia me sirvió muchísimo. Un par de años antes de retirarme, empecé a hacer el duelo. Por eso, cuando me retiré, al jugador lo sepulté. No extrañé nada porque ya venía atravesando un proceso para afrontar esta nueva etapa. Hace más de 10 años que había hecho el curso de técnico y ya tenía la decisión tomada de convertirme en entrenador una vez que colgara los botines.

-¿Te retiraste del fútbol antes de lo pensado por tus problemas en la rodilla?

-No, en la rodilla ya no tenía problemas. En marzo me hice una limpieza y quedó perfecta. Había hablado con Víctor (Blanco) de poder jugar un año más y luego retirarme. Cuando llega Cocca, no quiso contar conmigo en el plantel. Tenía posibilidades de seguir jugando en otros clubes pero yo sólo quería jugar una temporada más en Racing.

-¿La decisión de no contar con vos te la comunicó Cocca personalmente?

-Lamentablemente no. Diego (Cocca) jamás se acercó a decirme que no me iba a tener en cuenta. Es entendible, pero yo no lo haría nunca siendo entrenador. A mí me gusta dar la cara y que el jugador se entere hablando conmigo de que no está en mis planes. Diego mandó a Víctor a que me diga que no me iban a renovar y eso no me pareció una buena decisión. No hace falta mandar a nadie, en su momento me molestó. Te repito: jamás lo haría. Incluso, faltando diez días para que se me venza el contrato, Cocca me hizo echar del Cilindro porque ya no me consideraba parte del plantel.

"Cocca me hizo echar del Cilindro", reveló Fernando Ortíz.

-¿Te quedó la espina de aquella final de Copa Argentina en 2012?

-Sin dudas. Tuve la posibilidad de jugar esa final de Copa Argentina apenas llegado al club. Fue un dolor grande perder con Boca, pero ellos venían jugando muy bien y ese equipo de Falcioni no perdía casi nunca. No pudimos coronar, hubiese sido hermoso quedar en la historia de Racing.

-¿Sentís que fuiste parte de la base que luego obtuvo el título en diciembre de 2014? Te fuiste sólo seis meses antes...

-Los que estuvieron en ese plantel fueron los campeones, obviamente. Pero sí siento que veníamos de un buen proceso. Diego Milito absorvió mucha presión y terminó siendo fundamental para ganar el campeonato.

-Jugaste aquel famoso partido con Quilmes en 2013. Los hinchas, en su gran mayoría, pretendían que Racing pierda para perjudicar a Independiente. ¿Cómo vivieron la semana previa al encuentro?

-La semana fue normal, los que querían hacer quilombo eran los vecinos. Nosotros entrenamos y preparamos el partido como cualquier otro. En su momento era un partido que teníamos que ganarlo de visitante y seguir sumando. No había razón para darle importancia al contexto. Creo que Quilmes nos ganó bien.

-¿Fue un alivio perder ese partido?

-Yo quiero salir a ganar siempre, nunca pasó por mi cabeza salir a perder con Quilmes.

-¿Qué opinas del equipo del Chacho?

-Me gusta mucho cómo juega el equipo del Chacho. La idea de juego es llevada a cabo de gran manera y por eso está puntero. Ojalá que puedan coronarlo.

-¿Te gustaría dirigir a Racing en algún momento?

-Sé que voy a dirigir a Racing en algún momento. Quiero devolver el enorme cariño que me dio la gente cuando era jugador.

-¿Qué significa Racing en tu vida?

-Racing significa muchísimo. Es un orgullo haber jugado en uno de los tres equipos más grandes de Argentina. Vestir esta camiseta fue un placer, la hinchada de Racing es distinta a todas.

Sobre el autor

5 comentarios en “Fernando Ortiz: "Cocca me hizo echar del Cilindro"”

  1. El Tano dejo su sello y los hinchas de Alma lo recordamos y lo sentimos como un jugador de Racing. Es uno más en la historia grande de la AKD ... Un gran tipo por sobre todas las cosas y un gran jugador que se merecía seguir y retirarse con los colores para después hacer su trayectoria dentro del club. Ojalá vuelva algún día en su nuevo rol.

  2. Vaya novedad que Cocca no pone los huevos con los jugadores,no es casual el puterio que habia en el plantel.
    Gracias por el campeonato,como persona deja mucho que desear

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio