Los dos presidentes de Racing a los que salvó Monchi

Es parte del predio Tita Mattiussi. Pisar el complejo donde todos los fines de semana juegan las Inferiores es sinónimo de conocer a Monchi Medina. Utilero, entrenador de las categorías más chiquitas y el principal cazatalentos del club. Desde los nueve años, cuando jugó en Infantiles, que vive por y para Racing. Tiene muchas historias, producto de haber sido hasta el utilero del equipo que en 1997 llegó a la semifinal de la Copa Libertadores y fue eliminado por Sporting Cristal de Perú. No todos conocen sus andanzas. Los dos presidentes de Racing a los que salvó Monchi. Dos historias que Racing de Alma te comparte...

La primera vez fue en 1996. En el Clausura 1996 para ser más exactos. Contra Estudiantes, una noche nefasta en la que Chiquito Bossio hizo un gol sobre la hora para que el Pincha igualara 1-1 contra la Academia. "Los hinchas casi daban vuelta el micro, parecía un barco... Estaban furiosos... No es como ahora que hay vallas y no se puede acceder. Nos golpeaban las puertas, las ventanas del vestuario... Resulta que el micro se fue como pudo y se olvidaron a Osvaldo Otero, al presidente de Racing... Tuve que apagar todas las luces del vestuario y cerrar con llave porque lo iban a matar", contó Monchi. Y agregó: "Resulta que lo tuve que sacar por adentro de la cancha y en una puerta de atrás se subió a un patrullero. No me olvido más de esas épocas...".

La anécdota de Monchi con Racing en Chile, jugando por una caldera

La otra anécdota data de 1999. De cuando Racing apremiado por las deudas, y sin un peso, viajó a Chile para conseguir arreglar una caldera, porque los jugadores se bañaban con agua fría. A la Academia le dieron 20.000 dólares por presentarse en Santiago y enfrentar a la Universidad de Chile. La mitad fue para saldar una deuda con el plantel y la otra para la refacción. Racing ganó 3-2 con goles de Canobbio, Villalba y Estévez, la anécdota la tuvo Monchi. "Cuando nos íbamos del estadio ya no quedaba nadie... Yo estaba con la camioneta de utilería y siento que un muchachito me llama y me pide si lo puedo llevar al hotel. "No tengo un peso, estoy sin billetera, ni nada... Dame una mano", me pide. Yo no lo conocía... Lo ayudé, por supuesto. Resulta que con el tiempo me enteré de que ese pibe era Gastón Cogorno, quien terminaría siendo presidente de Racing. Pobre, estaba tirado y sin posibilidades de salir del estadio".

3 comentarios en “Los dos presidentes de Racing a los que salvó Monchi”

  1. Hola Monchi!! Mi nombre es Adolfo, soy el papá de TETI ALVAREZ ( categ 88),que jugo desde Pre novena a 5ta división, tuvo un técnico excelente: BERTOLINI, y un desastre, arruinador de chicos: ANTONIO MUR, fue y vino constantemente a Racing, y sigue perjudicando valores. Vos Monchi, te recordamos como una excelente persona. Socio vitalicio nodas de oro Nro 3740. Abrazo

  2. hector de flores

    hector de flores. socio vitalicio bodas de oro. lo digo con orgullo. si, los años pre-gerenciamiento fueron muy dificiles, diria que hasta de terror. con decirles que hasta deje de ir a la cancha, casi inmediatamente despues de ese baldazo de agua fria , esa noche contra el pincha ,con el gol de cabeza de bosio. parece mentira, por entonces los hinchas mirabamos hasta con alegria ese gerenciamiento que parecia venir del cielo para darnos una mano. cosa inedita, ya que nadies por entonces queria siquiera oir hablar del mismo. y volvi a la cancha, y como yo muchisimos hinchas mas. y al final de cuentas tuvimos que darles las gracias a fernando marin por su gestion y tambien pudimos festejar el campeonato del 2001, luego de 35 años de sequia. asi son las cosas, cuando uno menos se las espera aparecen como figuras fantasmagoricas. pero miremos para adelante. el presente que vivimos y el futuro con sus espectativas latentes , hacen que se vuelva a hablar del RACING que queremos , siempre principal protagonista, en cualquiera de las competencias en las que intervenga. gracias a racing de alma por darme el espacio. un abrazo para todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece − 8 =

Ir arriba