"Mi corazón y cabeza se retiraron en Racing"

Nadie sabe a ciencia cierta cuántos monitores y televisores tiene Sebastián Saja en su casa. Apenas reconoce, distendido desde Francia, que su familia le prohibió llevar su computadora a las primeras vacaciones como flamante ex arquero. Duraron poco, claro. Porque el Chino, el propio jefe de su nueva pyme, tiene una cultura de trabajo digna de su apodo asiático. “A partir del lunes (ayer) apagué el teléfono temprano. Ya arranqué a trabajar. Mi familia sabe que pasé de tener seis horas de laburo por 18 de descanso, a estar las 24 horas enchufado. Un entrenador no tiene tiempo libre”, le dice el ídolo de Racing a Olé. Su rutina, desde el primer lunes post retiro (11 de junio), consiste en analizar horas y horas de videos y trabajos de campo. Dejó su casa de Zaragoza, donde tiene el búnker de estudio y vivirá hasta fin de año, para prepararse durante todo julio con algunos de los mejores técnicos. Esta semana seguirá al Lille de Marcelo Bielsa, luego viajará a Segovia para estar junto al Atlético de Simeone y terminará en Italia, donde tiene ganas de ver a Genoa y Milan. Este es el Saja DT que está de pretemporada y se prepara en Europa mientras espera el llamado para arrancar su nueva carrera: “Siempre con una valija a medio hacer, como en toda mi carrera. Porque si sale algo que me gusta, me voy al aeropuerto”.
Idolo de Racing, quiere ser DT.
-¿Cómo estás llevando un retiro tan reciente?
-La verdad es que bien, feliz... Haber estado alejado de la exposición durante el último año me hizo bien. Me lo tomé como para  que no me pegara tanto ser un ex. Aliviané el golpe. Mi corazón y mi cabeza se retiraron en Racing, el físico siguió un año más. Yo ya lo sabía, pero hay cosas que ahora puedo decir. Mi aptitud terminó en 2016. Tuve partidos muy buenos en España, pero ya en Argentina empecé a sentir ciertas cosas...
-Se da cuenta entonces el arquero cuando ya no es el de antes. Pensé que no era tan fácil reconocerlo.
-Sí, claro. Primero en los entrenamientos. Yo sabía que había pelotas a las que antes llegaba y ahora no podía evitar el gol. Perdí potencia, reacción, velocidad. Te das cuenta cuando trabajás con el equipo, porque el entrenador de arqueros te hace trabajar los movimientos. Ahí llegás siempre, ja.
-¿Tenemos que imaginarte igual o ya con algunos kilitos arriba?
-Estoy igual que siempre. Por ahora, casi un mes después, tengo el mismo peso. Disfruto de hacer actividad, salgo a correr. El fútbol me enseñó a tener una cultura de sentirme bien, pero me doy ciertos gustos que antes tenía que reprimir. Me tomo un helado con mis hijos y el primer día de retirado, apenas me levanté, me fui a la panadería. Me compré facturas, sandwiches de miga y me puse a ver partidos en la compu. La verdad es que soñaba con tirarme boca arriba a ver el cielo durante un mes, pero no puedo perder ese tiempo. Acá en Europa están en plena pretemporada y tengo que seguir aprovechándolo.
-¿Y fútbol argentino?
-Veo todo. Todo es todo. A veces duermo cuatro o cinco horas por el tema del horario. Es muy irregular... Un mes me gusta un equipo y al otro uno diferente. En líneas generales me gustó ver a Talleres, porque tiene una idea de juego clara, y al Defensa de Beccacece, porque tuvo un juego de alto vuelo.
-¿Y Racing?
-Está dentro de esa irregularidad. Pero Diego Cocca es muy inteligente. No para de trabajar hasta que encuentra una solución a lo que cree que es un problema. Puso cinco defensores porque el equipo tenía que recibir menos goles y logró hacerlo en un momento clave para el objetivo que tenía: Racing se  terminó clasificando a la Copa.  Para mí es mérito del entrenador que los jugadores rindan tanto como Acuña o Lautaro Martínez. No es sólo del jugador sino que también del que lo conduce.
La pizarra de Sebastián Saja está llena de teoría. De a poco, todo ese conocimiento empezará a brotar para germinar en algún equipo que juegue a su imagen y semejanza. “No soy inflexible en mis convicciones. No al menos en las que a dirigir se refieren. Todo depende del equipo y los jugadores que a uno le toque dirigir. Quiero analizar mucho en Italia, al Genoa, Milan, Inter, Napoli, Chievo... Siempre estuvieron adelantados tácticamente y quiero nutrirme de alternativas. No me caso con nada”, explica el Chino, de 38 años.
-Pero algunos pilares debe tener el Saja DT...
-Me identifico mucho con una línea de cuatro defensores. Me gustan los equipos que se saben defender, pero no los defensivos. Los que reciben pocos goles son los que llegan más lejos. La posesión de pelota y la verticalidad también son importantes. Y jugar de contra... Hay que ser flexible. Siempre me gustó el 4-4-2, pero acá en Europa aprendí a querer al 4-3-3. La importancia de jugar con tres delanteros y hacer que los volantes sepan pararse y entender el juego con tres hombre por delante.
-Si estás en Lille es porque Bielsa te gusta...
-Marcelo es el único técnico que me convocó a la Selección, antes y después del Mundial 2002, y me fascinó tenerlo en una gira de 30 días. Me entusiasma entender el trabajo que hizo en los clubes. Es una referencia y lo admiro. Estaré viendo sus entrenamientos hasta el 9.
-De chico tuviste sueños como arquero, ahora de grande debés tener como entrenador...
-Sí, pero son a corto plazo. En enero me gustaria estar trabajando en la Argentina, en una pretemporada con un equipo. Es mi sueño a partir de 2018 poder tener trabajo y empezar en esto. 
-¿Qué es lo primero que vas a hacer?
-Apenas entre al vestuario, los jugadores me sacarán una radiografía de pies a cabeza. Ahí verán si miento, si soy sincero... Ellos quieren herramientas para hacerlos mejores, triunfar y ganar dinero. Para eso me preparo.
 
Fuente: Diario Olé

1 comentario en “"Mi corazón y cabeza se retiraron en Racing"”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba