Racing y un dato preocupante

El dato que asusta en Racing de cara al futuro

Racing cerró el semestre. Es momento de barajar y dar de nuevo. Pero en cualquier evaluación que se lleve adelante no se puede soslayar un dato que surge de los últimos tres partidos de la Academia en la Copa de la Liga Profesional. Será imperioso torcer rápidamente esta tesitura en el inicio de la segunda parte del año, momento en que Racing enfrentará a San Pablo en los octavos de final de la Copa Libertadores.

Teniendo en cuenta lo ocurrido en los tres duelos de eliminación directa en esta competencia doméstica, la Academia pateó solamente una vez al arco. Poquísimo para un conjunto que intenta predominar en el ámbito local e internacional. Contra el Fortín, la postura no fue defensiva pero pese a ello los de Pizzi no lograron ningún disparo que vaya dirigido al arco. Los remates más peligrosos fueron de Miranda y Chancalay pero ninguno le acertó a la portería.

Contra el Xeneize, con un libreto que apostó denodadamente al 0 a 0, Racing apenas pudo concretar un remate al arco. Fue durante el primer tiempo cuando Aníbal Moreno se animó a probar de media distancia y Rossi terminó dando un rebote largo que Cvitanich, en offside, no pudo capturar. Y contra Colón fue la peor versión de todas.

Racing - Colón: sin tiros al arco y con un sólo córner

Hay estadísticas que pintan de cuerpo entero el plan de juego de un DT. Seguramente Pizzi haya tratado de plasmar otra estrategia pero lo que se vio fue un equipo timorato y vulnerable. Ni siquiera defendió bien. Y el arco rival fue simplemente parte del decorado en el estadio Bicentenario de San Juan.

La Academia no pateó ni una vez al arco en todo el cotejo y apenas generó un tiro de esquina. Imposible ganar la final con tan poca ambición. Ojalá se corrija rápidamente el rumbo porque de cara a los importantes desafíos que se aproximan, esta partitura sólo traerá dolores de cabeza.

Ir arriba