Coudet, en la práctica de Racing.

En Racing, la idea sale de memoria

El Chacho Coudet tiene bien claro cual es su once ideal. Sin embargo, sólo pudo poner ese equipo ante Patronato en la tremenda goleada por 5-0 en el Cilindro. ¿Qué le impide repetir la formación semana a semana? De todo un poco.

Coudet, en la práctica de Racing.
El Chacho sólo puso su once ideal en la goleada de Racing a Patronato.

En el primer partido ante Unión, Neri Cardozo no pudo jugar por una suspensión que arrastraba desde México. Para el segundo encuentro de la Superliga, a Centurión no lo veían bien físicamente y decidieron mandarlo al banco ante Huracán. Frente a Olimpo, salieron a la cancha los mismos que golearon al Globo pero el Pulpo González se lesionó a los seis minutos del primer tiempo y Centu volvió al equipo. Se vino Lanús y, más allá de la lesión de González, el equipo parecía estar claro. Nada de eso. Sigali amaneció con fiebre y le dejó su lugar a Piovi.

Ante Godoy Cruz, el Chacho decidió que Lisandro López descanse y Martín Ojeda tenga su chance en el once inicial. Frente a Cruzeiro, volvió Licha y el ex Ferro ocupó un lugar en el banco. En el partido ante Vélez, la Academia pudo repetir la misma formación que en la Copa Libertadores aunque, ante el Fortín, también quedaron soldados en el camino. Licha y el Oso Sigali vieron la roja y no pudieron estar ante Chacarita una semana después.

Luego vino el mencionado partido ante el Patrón, con el regreso del Pulpo a las canchas y una actuación magnífica de los dirigidos por Coudet. El calendario marcaba que se venía una visita a Córdoba ante Belgrano y el entrenador decidió que Licha no viaje. En su lugar, jugó Triverio. Este martes pasado, en el empate ante la U de Chile, el que se perdió el encuentro fue Renzo Saravia, quien se fue expulsado ante Cruzeiro. En su reemplazo jugó Pillud, de gran tarea en tierras trasandinas pese a que no jugaba hace cinco meses. Ahora, este domingo ante River, el que se perderá el compromiso será Ricardo Centurión, expulsado injustamente por Germán Delfino ante el Pirata.

Lo cierto es que a pesar de esta extensa lista de cambios debido a lesiones, suspensiones y decisiones del DT, la idea de Racing siempre es la misma: ir en busca de los tres puntos a traves de una sostenida tenencia de balón que surge de los pies de Domínguez y Cardozo. Los laterales se muestran constantemente como una opción en ataque, los volantes internos participan tanto en la recuperación del balón como en la creación de juego y pisan el área con asiduidad. A todo este circuito, se le suman dos brillantes delanteros que se mueven permanentemente para no darles referencia a los defensores y lastimar en cuanto les das un metro. De esta manera, el funcionamiento de juego de la Academia logra brillar a pesar de que el equipo no salga de memoria.

Los jugadores están absolutamente convencidos de los conceptos tácticos y estratégicos que les transmite el Chacho y los resultados obtenidos, con varias goleadas incluidas, reafirman este método que no se negocia más allá del rival que se ponga enfrente. Por eso, se goleó tanto a Cruzeiro como a Patronato. Y ahora, se buscará llenarle la canasta a River.

1 comentario en “En Racing, la idea sale de memoria”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba