Nery, Nery, cantá conmigo...

Volvía a México o se quedaba en Avellaneda. Pero en otra parte de Avellaneda. Era dejar un lugar para cruzar al del vecino, como lo hicieron tantos otros en ese sentido o de manera inversa. Pocos, sin embargo, lograron conseguir un título inmediatamente después de mudarse. Nery Andrés Domínguez se anotó entre los privilegiados. Como titular, gritó campeón en Victoria.

Volante central de gran jerarquía, dejó el escudo de Independiente y pasó al de Racing en enero de 2018, que primero hizo un buen negocio económico. Logró que Querétaro le pusiera una opción de compra de 2.000.000 por la totalidad del pase, la mitad del valor que los mexicanos le habían fijado al Rojo. Así, se incorporó al plantel junto a Leonardo Sigali, Alejandro Donatti, Ricardo Centurión, Neri Cardozo y Gonzalo Piovi.

Nery ya hizo de Racing a sus hijos.

Rápidamente Nery (Racing finalmente compró la mitad de la ficha en 1.000.000) se ganó la titularidad por su calidad, su lectura de juego, capacidad como tiempista y pase claro en corto y largo. La contratación de Marcelo Díaz lo mandó al banco, pero cada vez que le tocó entrar demostró que es un recambio de lujo. Hasta en el puesto de primer zaguero central, una zona que no es habitual para él, cumplió con elevado rendimiento.

Las bondades de su finura

De nuevo al mediocampo por la molestia muscular que tuvo Díaz, Domínguez fue importante por su constante búsqueda de pase profundo, además de asegurar la pelota hacia los laterales, lo que mejor hace Chelo. Coudet confió en él luego de que en Independiente, en su segundo tramo, jugara poco. Nery se puso bien físicamente en el inicio del año pasado y siempre fue una garantía. Con el crédito abierto, bien de la cabeza, fue otro de las clave de la Academia campeona. También lo fue en el Rojo, como parte del equipo que ganó la Copa Sudamericana. Pero este título terminó de consagrarlo. De darle más prestigio como jugador y de cosechar muchos más elogios que en la vereda de enfrente.

Alguna vez lo hizo Martín Vitali, coronado en 2001 tras vestir la camiseta de Independiente. Ahora le tocó al hombre de Cañada de Gómez, de 28 años, 34 partidos en Racing, 22 de ellos desde el arranque. Fue de los mediocampistas centrales con más técnica que han pasado por el club en los últimos años. Cabeza levantada, presencia, balón con buen destino, los sellos de quien se proclamó campeón.

4 comentarios en “Nery, Nery, cantá conmigo...”

  1. SIGO A RACING DESDE 1958

    EXCELENTE JUGADOR UNA GACELA EN LA CANCHA CON LECTURA DEL JUEGO ,POLIFUNCIONAL BUENA LECTURA PARA DAR LOS PASES EN PROFUNDIDAD ROMPIENDO LINEAS,NERY DOMINGUEZ GRACIAS POR CRUZARTE EN EL CAMINO DE LA CELESTE Y BLANCA,MUY BUENA ELECCION LA TUYA SOS UN DIGNO CAMPEON

  2. Junto a Arias, Sigali y Donatti fue la base de Racing campeón. Un fenómeno Nery Domínguez. Solamente bajó su nivel cuando jugó Orbán(muy lento y retrocediendo sin sentido) a su espalda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba