Racing campeón de la Copa de la Liga

Pizzi: volver a empezar, queda mucho por andar...

Algunos te bancamos más y otros te bancaron menos. Pero todos te soltamos la mano. No seamos hipócritas. Quien escribe estas líneas se bajó del barco tras la derrota ante Central Córdoba de Santiago del Estero. Hasta ese partido había apoyado casi hasta el ridículo al proceso de Pizzi. Pedí una y mil veces tiempo para dejarlo trabajar al menos hasta junio. Pero esa noche de domingo del 2 de mayo sentí que había ciclo cumplido. Un equipo sin reacción ni rumbo que perdió ante un equipo que hacía mil años que no ganaba de local, decisiones desacertadas y las dos competencias en serio riesgo de no pasar más allá de la zona de grupos.

Seguro que te habrás enojado, Juan Antonio. Con dirigentes, periodistas e hinchas. Las críticas muchas veces fueron despiadadas. Siempre reconocí, más allá de todo, que tu larga trayectoria como jugador y entrenador merece respeto. Desde ese lugar yo también pedí tu salida (aunque, en frío, creo que no es respetuoso hacerlo). Sólo sentía que era lo mejor para Racing. Como buen futbolero seguro que más allá de la bronca sabrás entenderlo. Pero te quedaste. Aun cuando la cúpula directiva quería tu salida y hasta habían llamado al Turco Mohamed. Cualquier otro se hubiera ido. Vos seguiste trabajando y absorbiendo los golpes.

El cuerpo técnico de Pizzi festeja.
El cuerpo técnico de Pizzi festeja el triunfo ante San Pablo.

No hubiera apostado dos pesos a que lo sacabas adelante, soy sincero. Decime la verdad, ¿cuántas veces un equipo en el fondo del mar salió a flote de esta manera? Todavía no entiendo bien el cómo ni el cuándo, pero algo encendió la mecha de los jugadores. Tengo información de que hubo una reunión, la última, en donde cuerpo técnico y jugadores sacaron los trapitos al sol. Les hizo bien. ¿Ahí fue cuando se vio a un Racing con otra actitud? ¿Y también a un técnico que empezó a encontrar el equipo y a planificar con éxitos los partidos?

Pizzi está a dos triunfos de salir campeón

Estamos a dos triunfos de un nuevo título de Copa Nacional y metidos en octavos de final de la Libertadores una fecha antes de que termine la zona de grupo. Es increíble y hay que darte méritos. Tu equipo no brilla pero ya es uno confiable y duro de doblegar. Le ganaste a San Lorenzo, Vélez, Colón, Independiente, a San Pablo en el Morumbí. Eso no es suerte. Pase lo que pase, tu ciclo ya está lejos de ser un desastre y cada vez se acerca más a lo que todos queremos.

Sé que el perdón de un simple periodista/hincha no te cambia la ecuación. Ni siquiera sé si te enterarás. Lo que sí me gustaría es que detrás tuyo se encolumne todo Racing. Cuando digo todo es todos. Estamos a tiempo de una reconciliación unánime y dejar todo lo doloroso en el camino. Volver a empezar, queda mucho por andar...

Ir arriba