Chacho en Racing: capítulo dos

Este no es el Racing de Coudet. No puede serlo.
Paciente (a veces demasiado) en las transiciones, sin un ritmo frenético hacia el arco rival, asegurando el resultado con cambios defensivos, con más seguridad en su primera línea que fuego en sus delanteros. No, no puede ser un equipo de Coudet. Sin embargo, en este nuevo y renovado Racing, se asoma también un nuevo y renovado Coudet.

El Chacho cambió para bien en Racing. Foto: gustavo_ortiz_g4 (Instagram).

Tal vez víctima de sus errores pasados, de sus frustraciones recientes o de su maduración natural como consecuencia de los años recorridos, Eduardo Coudet transita un nuevo camino hacia los logros y se detiene a pensar, a parar la pelota, a reordenar sus fichas y salir jugando casillero tras casillero, como en una partida de ajedrez.

Este Racing puntero no brilla, no golea, levanta murmullos en varios momentos del partido, pero se siente seguro, se siente ganador, se siente bien. Se sabe confiable en defensa, con dos centrales intocables e impecables como el cumplidor Sigali y el ordenadísimo Orban (y eso que Donatti esta en el banco), un mediocampista central que llegó sobre la hora y parece que está de toda la vida, un arquero de selección, dos laterales también de selección y un orden táctico entre ellos que deja tranquilo hasta al más nervioso y fiel hincha.

De ahí nace este nuevo Racing, donde la electricidad de Centurión, el despliegue de Neri Cardozo y la espalda goleadora de Bou tienen que esperar. Donde el sacrificio de Cristaldo, la pausa larga de Pol Fernandez, la sapiencia de Lisandro y el espíritu indomable de Solari tienen un protagonismo que hace dos meses no lo hubiera pensado nadie.

La visión periférica de Coudet, ante una situación límite como la eliminación, le está dando sus frutos y los cambios obligados no fueron pieza por pieza. El técnico mezcló el mazo, dio de nuevo, y a partir de ahí dejó su marca vertiginosa y personal al costado del camino. El técnico de Racing empezó a transitar por lo más lógico: el objetivo, si es a largo plazo, se construye de a poco.

Racing, este nuevo Racing de Coudet, no se pone colorado si gana uno a cero. Entiende que poner a Donatti como quinto defensor y sacar a un delantero no es perder la idea, sino buscar el objetivo. Juega de contra y hasta a veces sin contraatacar cuando gana, le da lugar a Cuadra para que ataque pero también lo hace recorrer toda la banda a la hora de recuperar, sube a un juvenil al banco, piensa a futuro, está viendo el cuadro completo.

Por supuesto que nada está dicho, ni tampoco esta forma asegura resultados, pero el equipo juega pausado, con tenencia de pelota, con líderes positivos, con firmeza. Va paso a paso, como decía el hombre que rompió el hechizo, y se aferró al objetivo después de 35 años. Este Racing de Coudet ya no da espectáculo, pero es claro en su única visión: salir campeón. Por lo tanto, que venga el que sigue, Racing planifica y espera. Por ahora, los espera desde arriba.

Esta nota habla de:

Sobre el autor

7 comentarios en “Chacho en Racing: capítulo dos”

  1. Durante el partido contra Union, por momentos senti impaciencia. Me parecia que tanta tenencia traqui, estaba en el limite de la inutilidad.
    En ese momento recorde dos opiniones. Cappa y Guardiola. No se debe perder inutilmente la pelota despues de haber elaborado tanto la jugada. En consecuencia, nunca terminar tirando un centro al monton por compromiso, sino cambiar para la otra banda banda y comenzar nuevamente.
    Admito que falta en algunos casos el toque magico del cambio de ritmo o el pase entre lineas, pero, veo que vamos por el buen camino.
    Este esquema tambien debe soportar el juego que cada contrario propone. Generalmente a Racing le juegan con dos lineas de 4 apretadas, en espera de perdida de pelota que genere contragolpe. Me parece que en ese punto hemos progresado.

  2. Está bien que no se regale porque siempre sufríamos el retroceso, pero el cambio de Donatti por Licha en ninguno de los dos partidos nos restó sufrimiento porque tanto Lanús como Unión llegaron con peligro. Por otro lado, al equipo lo veo falto de ideas, sin sorpresa, previsible. Con Unión creamos muy poco riesgo y por suerte se concretó una de esas pocas. Ojo, re banco al Chacho, me encanta que sea nuestro Dt, pero últimamente veo esas falencias.

  3. debo decir que este nuevo racing no me gusta para nada no tiene futbol ni crea muchas situaciones de gol si tiene el dominio de a pelota durante casi todo el partido pero eso no alcanza porque muchas veces se ve arrinconado por equipos muy inferiores como lanus y union que no generan nada solo van como pueden y si los dejas (que es lo que hizo racing) se te acercan con centros al area como les salgan al ras del piso o de arriba de esa forma se sufre y la verdad no deberia pasar estamos para cosas mas grandes por la calidad de jugadores y aunque sirva para ganar estando primeros en el campeonato nadie puede estar tranquilo porque en cualquier momento te lo empatan como nos paso con atletico tucuman la primera fecha o ya nos olvidamos el partido que regalamos despues de ir ganando con autoridad y superioridad terminamos colgados del travesaño aguantando esos centros de los que hable al principio por eso no nos aferremos a poco señores esto es racing un club con historia que hace muchos años no gana nada grande por eso tengamos cuidado no sea cosa que se nos pinche el globo y terminemos echando a coudet por falta de meritos cuando de entrada nos hizo jugar gustar y ganar para despues de river ( que es un caso aparte ya que lo vuelvo a repetir no nos ganaron ellos se lo regalamos nosotros con errores propios y falta de huevos) a pensar mejor todos los que hacemos estos espacios porque estamos ante un momento importante de un ciclo que puede hacer historia siempre y cuando lo sepamos manejar que no es para cualquiera si?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio